“Pueblo” norteamericano, apresado en Norcorea

Para los Estados Unidos la captura de su patrullero se trataba de un acto de piratería internacional,mientras para Corea del Norte era simple defensa de sus aguas juridisccionales ante la presencia de una nave espía enemiga.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/YQSG3WK43ZBDHC6GNZYZDLVUAM.jpg

Corría el mes del enero de 1967. El caso conmocionó a la opinión pública mundial que se encontraba espectante y atemorizada a un nuevo conflicto y fue portada de prácticamente todos los medios del mundo.

Lo cierto es que el “USS Pueblo”, nave auxiliar de inteligencia al mando del Capitán de Fragata Lloyd Bucher, fue capturado por 4 patrulleros norcoreanos mientras navegaba a 25 millas náuticas de la costa y conducido al puerto de Wonsan primero y luego a Pionyang a través del río Taedong junto a sus 83 tripulantes que fueron considerados prisioneros de guerra.

Algunos radioaficionados japoneses captaron la transmisión de emisoras norcoreanas manifestando que durante la captura del “barco espía” se habían producido intercambios de disparos entre las unidades navales.

PUBLICIDAD

La situación fue tan delicada y grave para un tiempo de plena Guerra Fría entre las dos superpotencias mundiales, que la Unión Soviética no aceptó el pedido de mediar ante su protegido.

Corea del Norte respondió al organismo mundial que el “USS Pueblo” era una nave enemiga que había penetrado en sus aguas territoriales realizando actividades hostiles. Fin del comunicado.

Varios miembros del congreso norteamericano pidieron intervención militar ante una “clara violación de la ley internacional” mientras el Pentágono confirmaba que el incidente ocurrió en aguas internacionales e incluso un senador republicano por Carolina del Norte exigió al presidente Lyndon Johnson que emitiera un ultimátum para la devolución.

El portaaviones Enterprise.

El Pentágono ordenó al portaaviones Enterprise, el más moderno y poderoso del mundo en aquel entonces, abandonar Vietnam y dirigirse hacia Japón.

Estados Unidos, que se veía atrapado entre la impopular guerra de Vietnam y el accidente de un bombardero B-52 en Groenlandia, donde habían desaparecido cuatro bombas nucleares de Hidrógeno, abría otro frente de conflicto en una época muy turbulenta para la humanidad, donde estaba aún fresco el recuerdo del bloqueo norteamericano a Cuba cuando el mundo estuvo a segundos de caer inmerso en una guerra nuclear global, cinco años antes del incidente del “Pueblo”.

El USS Pueblo es hoy un museo anclado en un rio de la capital norcoreana.

Estados Unidos exigía la inmediata liberación de la nave y sus tripulantes, las disculpas por la acción considerada como piratería y además se reservaban el derecho de pedir compensaciones por los daños que pudieran haber sido causados al barco y a su tripulación.

En tanto Corea del Norte condicionaba la devolución del “USS Pueblo” solo si el gobierno norteamericano admitía que habían ingresado a sus aguas territoriales y que castigara severamente a los responsables.

Once meses pasaron para que las negociaciones tengan resultado y el 23 de diciembre de 1968, los 82 tripulantes que sobrevivieron fueron liberados. El marinero Duane Hodges, había muerto durante la captura.

La liberación se produjo luego que el comandante de la nave firmara una nota donde admitía haber ingresado a aguas norcoreanas.

El USS Pueblo anchado en la capital de Corea del Norte.

El “USS Pueblo” quedó retenido hasta el día de hoy. Es un museo anclado en el río Potong en Pionyang y es visitado esporádicamente por turistas y estudiantes.

El gobierno de Corea del Norte ha manifestado en repetidas ocasiones que solo devolverá el barco cuando un Secretario de Estado norteamericano visite oficialmente el país.

En Google Maps se puede ver el USS Pueblo anclado en el río Potong.

 

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD