Persecución a personas de elección sexual diferente

Las muertes de Bernardo Aranda y Mario Luis Palmieri fueron dos de los casos de persecución a gays más emblemáticas de la dictadura stronista. Sólo los informes elaborados posteriormente hablan de lo que habría ocurrido.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/4CEK4L5TOBGIVJGOQYXW7HZQ7M.jpg

Hasta hoy, el crimen de Bernardo Aranda, quien fue asesinado por su homosexualidad, está impune. El joven, locutor de Radio Comuneros, falleció hace más de 50 años, luego de ser rociado con nafta y consumido por las llamas.

Según el informe elevado por la Comisión de Verdad y Justicia, la falta de aceptación social de la homosexualidad obligaba a los gays a vivir en la clandestinidad. Explican que la vida social de estas personas con elección sexual diferente se restringía a grupos reducidos de amigos y a reuniones a las que asistían ocultas o simplemente disfrazadas.

“La dificultad de organizarse, el desconocimiento de los derechos y la imposibilidad de ejercerlos hacían mucho más gravosa la condición de los gays”, señala el reporte.

PUBLICIDAD

El informe recuerda que las primeras personas transexuales de Asunción se aglomeraban en la escalinata de Antequera y, desde allí, eran detenidos arbitrariamente por agentes de la Policía Nacional, quienes los llevaban sin motivo alguno.

“Esta situación intimaba a las travestis a vivir prácticamente escondidas durante el día en sus precarias viviendas de barrios humildes, donde eran también discriminadas y forzadas a pagar alquileres mucho más altos que cualquier otro ciudadano, por el solo hecho de ser travestis”, manifiesta.

El diario El País informó en su edición del 1 de setiembre del año 1959 que Aranda fue hallado en su pieza por Juana Álvarez y Juan Bernabé, luego de oír una explosión que provenía desde el interior.

“Ante el espeluznante espectáculo, Juan Bernabé y la señora Juana Lida de Álvarez, al abrir la puerta, se encontraron ante un espectáculo monstruoso: las paredes, ropero, usos personales, cuadro, el receptor y el tocadiscos, la cama y el cuerpo de Bernardo Aranda se hallaban totalmente en llamas”, relata el informe, según la publicación periodística.

El cuerpo sin vida de Mario Luis Palmieri de Finis, de tan sólo 14 años de edad, fue hallado en la compañía Maramburé, en la urbanización Lapachal de Luque, el 28 de marzo de 1982.

“Habría sido denunciado como desaparecido el 22 de marzo, luego de haber sido secuestrado por un desconocido en el Colegio San José de Asunción, donde cursaba el cuarto curso”, relata el informe.

La Policía Nacional realizó una serie de redadas para capturar a homosexuales, a fin de investigar el caso, tan sólo porque se sospechaba que el niño había sido la víctima de un problema entre homosexuales. 

Estos casos, hasta el momento, no fueron aclarados por la Policía, pero quedan en la memoria de las personas que repudian los actos criminales contra los gays.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD