Film “Los educadores” se exhibirá en Arquitectura

SAN LORENZO. La sexta edición del ciclo de proyecciones de películas denominado “La Arquitectura y el cine”, que se realiza anualmente en la Facultad de Arquitectura y Arte de la UNA, continúa el martes 10 del corriente, a partir de las 18:00.

El film a ser exhibido en el Aula Magna de la FADA, con entrada gratuita, es “Los educadores” (Die fetten Jahre sind vorbie, 2004).

“El director alemán Hans Weingartner realizó un filoso estudio de la opulenta sociedad alemana luego de la reunificación, en la que la obsesión por los valores materiales va en desmedro de los morales. La humanidad de los “edukadores” los redime de su comportamiento anárquico y transgresor ya que esos jóvenes tienen una perspectiva distinta de las cosas, el poder del dinero no lo es todo para ellos”, según reza la invitación realizada por la facultad.

El encargado del ciclo de cine y de seleccionar las películas por su relación con la arquitectura, arquitecto Adolfo Escobar, presenta antes de la proyección, una breve síntesis referente a la filmografía de la película con algunas reseñas para el público interesado. Las próximas películas del mes son De Norte a Noroeste (North by northwest, 1959), a ser exhibidas el martes 17; y Ocho y Medio (Otto e mezzo, 1963) el martes 24.

PUBLICIDAD

La Arquitectura y el cine es una actividades de extensión que la FADA/ UNA promociona como evento cultural para dar a la ciudadanía la oportunidad de ver buenas películas y disfrutarlas en un espacio ameno. El acceso es por la Avenida Mariscal López y por la ruta Mariscal Estigarribia, y para más informes se puede llamar a los teléfonos 021-585 558/9.

Los Educadores (Die fetten Jahre sind vorbie, 2004) es una película de procedencia alemana, dirigida por Hans Weingartner. Intérpretes: Daniel Brühl/Julia Jentsch/Stipe Ercep/Burghart Kraussner.

Sinopsis: La estudiante berlinesa Jule está muy endeudada con un hombre acaudalado por haberle chocado su valiosa limusina.

Al tener que ir a vivir con su novio Peter se entera que él y su compañero de apartamento –Jan– se pasan a lo grande todas las noches en una lujosa mansión donde en lugar de robar o destruirlo todo, arreglan de distintas maneras los muebles y dejan enigmáticos mensajes.

Jule convence a Jan que deben realizar una visita a la vivienda de su acreedor, lo que resulta ser arriesgado y al concretarse rápidamente deriva en un hecho comprometedor.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD