Diez canciones del verano de los '90

Letras sencillas, melodías pegajosas y un ritmo estridente hacen de los temas del verano un repertorio que, con los años, puede convertirse en clásico… o directamente para el olvido.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/QJ5OX7LC25D5PGJMZKPASJV5SE.png

Esta vez, centraremos la atención en las primeras. Esas canciones que sonaron y resonaron, una y otra vez, en estaciones de radio, programas de televisión (del verano, por supuesto), centros comerciales, estaciones de servicio, playas, discotecas, en celebraciones familiares y fiestas infantiles.

Aunque con fecha de expiración asegurada, algunas canciones de la estación de las fiestas de fin de año y las vacaciones forman parte del inconsciente colectivo. He aquí algunas de las que pusieron música a los veranos de la década de los '90.

-“Loco (tu forma de ser”) – Los Auténticos Decadentes (1990)

El ralentado tema de la popular agrupación argentina fue banda sonora de los primeros años de una década que los vio nacer. Se trata de Los Auténticos Decadentes, con una canción que arrancó suspiros a partir de una irónica letra que, a su estilo, aseguraba que el egoísmo y la soledad también podían ser armas de seducción.

-“La pachanga” – Vilma Palma e Vampiros (1992)

El verano y el alcohol son palabras que pueden llevarse muy bien. Y este ha sido el ‘leit motiv’ de un paisaje sonoro de unos amigos que dejan de lado los reproches de su chica, para entregarse al vino y a una noche larga y llena de pachanga.

-“Macarena” – Los Del Río (1993)

Vaya a saber uno por qué, pero sonó con furia en su España natal y también en los Estados Unidos, Alemania, Bélgica, el Reino Unido y hasta en China. Con una letra picarona y un ritmo que universalizó una coreografía peculiar, el tema todavía genera ganancias que superan nada menos que 60 millones de euros.

-“El Tiburón”– Proyecto Uno (1995)

Número uno en todo el continente, un infaltable hit del verano del ’95. Aquella mezcla de merengue y house se adueñó de los días y las noches, con el repetitivo y juguetón estribillo de “No pares… sigue, sigue…”.

-“Batida de coco” - Derek Lopez (1996)

Playa, arena, mar, la negra María, y entre la alegría, un batido de coco. Era la propuesta del compositor Derek López, nacido en Bolivia y criado en Brasil. Una melodía de verano que, a la distancia, suena a nostalgia e invita a bailar.

-“Sólo se vive una vez” - Azúcar Moreno (1996)

Coloridas y festivas, entre travestidos y mucho baile, las Azúcar Moreno le pusieron música a una década que solo quiso divertirse. Como reza su mismo título, el tema se convirtió en todo un himno de liberación.

-“María” – Ricky Martin (1996)

Ya idolatrado en Latinoamérica, todavía –sin embargo–faltaba un tiempo para su "crossover" internacional. Con este tema trascendió más aún las fronteras, convirtiéndose en una de las canciones más exitosas en Europa y el segundo single más vendido en el mundo. Desde entonces, franceses y japoneses empezaban a cantar al ritmo de “Un, dos, tres…”.

-“Ojos así” – Shakira (1998)

La recatada muchacha colombiana de “Pies descalzos” se convirtió de pronto en una bomba latina que empezó a explorar su lado sexy, al compás de ritmos árabes. Con un coro que nadie logró descifrar –y no cuenta googlear ni usar traductor–, Shakira rotó en las radios con un tema que logró cotizarla a nivel popular.

-“La vida es un carnaval” – Celia Cruz (1998)

Con una carrera prolífica y casi universal, la cubana Celia Cruz se adueñó del ritmo de un verano que contó con el sabor y ritmo necesario para recordar –siempre con su alegría– que “tan solo hay momentos malos... y todo pasa”.

-“Mambo Nº5” – Lou Vega (1999)

Ideal para cerrar los ojos y ponerse a bailar, el cantante alemán Lou Vega puso a bailar a todos al ritmo de una canción originariamente compuesta y grabada por el cubano Pérez Prado. Él la hizo suya con una marcada fusión dance que hizo estallar las pistas de baile y las estaciones de radio de una década.