“Bloodshot” es acción entretenida pero poco memorable

La nueva propuesta de Vin Diesel sirve como un admirable despliegue de complejos efectos especiales y como una película de acción perfectamente pasable, pero no es el tipo de filme que deja una impresión demasiado fuerte.

Vin Diesel en "Bloodshot".
Vin Diesel en "Bloodshot".Sony

(Disponible en Google Play)

Como un fan sincero de la masa de músculos de voz gruesa que es Vin Diesel, y a falta de mi dosis regular de Rápidos y Furiosos tras el aplazamiento del estreno de la novena película de esa serie, Bloodshot era un estreno personalmente bastante esperado, no solo por la presencia del nerd más musculoso de Hollywood sino también porque es una adaptación de un cómic que rompe con la hegemonía de Marvel y DC y se siente como un regreso momentáneo a una época más variada – tanto en contenido como en calidad – para el género de las adaptaciones de historietas como era la década del 2000.

Una época en la que el cine de superhéroes comenzaba su dominio mundial pero aún sin la presencia monolítica de un líder indiscutido como Marvel Studios o la obsesión por “universos cinematográficos”, lo que permitía cierta flexibilidad a los realizadores y la capacidad de contar historias auto-contenidas que no tenían que sentirse parte de un universo más grande.

Y es por eso que esta adaptación de un personaje de la menos conocida editorial Valiant se sentía como un bienvenido cambio de aires a pesar de que como película de acción no pasa de ser decente.

PUBLICIDAD
Vin Diesel como Ray Garrison.

La película sigue a Ray Garrison (Diesel), un experimentado marine estadounidense que es secuestrado con su esposa luego de una misión en África, y acaba siendo ejecutado por sus captores junto con su pareja. Sin embargo, Ray despierta en el edificio de una compañía tecnológica, y Harting, el líder de la cual (Guy Pearce) le informa que lo devolvieron a la vida inyectándole un ejército de robots microscópicos en la sangre, capaces de sanar inmediatamente cualquier lesión y darle fuerza y resistencia sobrehumanas.

Convertido en básicamente un arma indestructible, Ray decide buscar venganza por la muerte de su esposa, pero pronto descubre una serie de secretos perturbadores que ponen en duda todo lo que cree saber.

El director primerizo David S.F. Wilson luce con orgullo sus influencias, prestando el estilo visual ultra saturado de Michael Bay y las técnicas de acción que caracterizaron a varias entradas de la filmografía de Zack Snyder.

PUBLICIDAD

De hecho referencias directas al trabajo de Snyder en una brutal secuencia de acción en medio de un túnel que presta los saltos de cámara lenta a cámara rápida y el movimiento lateral de 300 – y es además fácilmente la mejor escena de acción de la película, tanto en la coreografía como el estilo visual, con el túnel a oscuras iluminado sólo por el intenso azul de las luces de vehículos parados y el rojo fantasmal de bengalas de emergencia – como en el clímax del filme, que se siente como una versión un poco más coherente y a menor escala del caos con superpoderes que Snyder desató al final de El Hombre de Acero.

Guy Pearce como Emil Harting.

Wilson definitivamente se establece como un director con fuertes instintos visuales que podría hacer algo verdaderamente extraordinario con el guión adecuado.

Lastimosamente la historia de Bloodshot no es nada especialmente inspirado, a pesar de que juega con ideas extremadamente interesantes en su primera mitad, con una premisa que se presta no solo para un montón de secuencias visuales muy impactantes sino para una exploración de la relación de manipulación psicológica y dependencia material que en muchos casos puede existir entre soldados y sus líderes, una corriente temática que es tocada solo a medias por la circunstancia en que Ray se encuentra durante la primera parte del filme, y por la relación entre KT (Eiza González), otra exmilitar rehabilitada por Harting luego de una lesión devastadora, con su trabajo y el hombre que le da las órdenes.

Eiza González como KT.

Sin embargo, la película pierde la mayor parte de lo que la hace única, y cualquier interés en explorar los temas que presenta más allá de un nivel superficial, durante su segunda mitad, convirtiéndose en nada más que un filme de acción del montón, que convierte a personajes con potencial en matones sin personalidad e incluso mete con calzador al esterotípico nerd “cómico”, un tipo de personaje que no recordaba ver hace mucho tiempo y que francamente no se echaba de menos.

Con todo, la calidad de la acción es lo suficientemente buena para darle a Bloodshot una recomendación tibia, por muy frustrante que sea su desperdicio de ideas y temas que podían darle un poco más de actividad neuronal a la experiencia.

------------------------------------------------------------------------

BLOODSHOT

Dirigida por David S.F. Wilson

Escrita por Jeff Wadlow y Eric Heisserer (basada en personajes creados por Kevin VanHook, Bob Layton y Don Perlin)

Producida por Toby Jaffe, Neal H. Moritz y Dinesh Shamdasani

Edición por Jim May

Dirección de fotografía por Jacques Jouffret

Banda sonora compuesta por Steve Jablonsky

Elenco: Vin Diesel, Eiza González, Guy Pearce, Sam Heughan, Lamorne Morris, Toby Kebbell, Alex Hernandez, Talulah Riley, Siddharth Dhananjay, Jóhannes Haukur Jóhannesson

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD