“Sputnik”

Un admirable thriller de ciencia ficción ruso que sigue la estela de clásicos como “Alien” con una historia de prolongados momentos de suspenso puntuados por ocasionales estallidos de violencia sangrienta.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/WO6FGLSOSVD43FABF3AYEU3UJE.jpg
Sony Pictures

(Disponible en cines)

La frecuente llegada a cines de Paraguay de filmes de terror rusos ofrece una bienvenida mirada a una perspectiva distinta a ese género tan fértil, y filmes como Sputnik demuestra que ignorarlos cuando pasan por nuestras pantallas sería un error.

Sputnik trascurre en 1983, cuando la doctora soviética Tatyana Klimova (Oksana Akinshina), una talentosa psiquiatra, es convocada a una remota instalación científico-militar en Kazajistán para evaluar la salud mental del cosmonauta Konstantin (Pyotr Fyodorov), cuyo reciente aterrizaje accidentado acabó con la vida de su co-piloto.

Pronto, Tatyana descubre la verdad: Konstantin regresó a la Tierra trayendo consigo a una peligrosa forma de vida alienígena que se oculta dentro de su cuerpo.

Aunque no ofrece mucho en lo que se refiere a ideas originales, Sputnik es una admirable emulación de filmes como Alien o – en menor medida – otras películas sobre horrores espaciales en sitios aislados como La cosa de otro mundo.

El director Egor Abramenko hace un impresionante debut demostrando un impresionante control de tono, atmósfera y ritmo, manteniendo un velo de tensión y urgencia sobre los acontecimientos a pesar de lo lento que avanza el filme; es una película que recompensa a los más pacientes, porque aunque su primera parte se mueve a un ritmo quizá excesivamente letárgico, las cosas van acelerando hasta llegar a un desenlace verdaderamente atrapante.

En todo momento el filme mantiene una atmósfera fría y opresiva, desarrollándose casi exclusivamente en los intimidantes y estériles pasillos de la instalación militar, con la ominosa omnipresencia de soldados armados anónimos bajo el mando del inescrutable coronel Semiradov (Fyodor Bondarchuk), que se siente como una versión más estoica de los comandantes militares antagónicos que uno encontraría en una película de James Cameron.

En el centro del filme está la sólida actuación de Oksana Akishina como la doctora Tatyana, claramente moldeada a imagen y semejanza de heroínas del género de ciencia ficción de terror como Ellen Ripley y a quien la actriz le da la mezcla exacta de fortaleza y humanidad. Sus interacciones con Konstantin están cargadas de química sin caer en clichés románticos innecesarios.

Si la película evitara ciertos momentos de distracciones innecesarias – como ciertas escenas que involucran a un niño, y que sirven más que nada para un giro sin mucho sentido hacia el final del filme – y si el diseño del monstruo alienígena fuera menos genérico y un poco más memorable en vez de parecer un bosquejo rechazado del monstruo de Cloverfield, la película podría elevarse incluso más alto.

Pero aún con esos defectos, Sputnik es un filme de terror extraterrestre más que decente.

-----------------------------------------------------------------------

SPUTNIK

Dirigida por Egor Abramenko

Escrita por Oleg Malovichko y Andrey Zolotarev

Producida por Aleksandr Andryushchenko, Fedor Bondarchuk, Pavel Burya, Vyacheslav Murugov, Murad Osmann, Ilya Stewart y Mikhail Vrubel

Edición por Aleksandr Puzyryov y Egor Tarasenko

Dirección de fotografía por Maxim Zhukov

Banda sonora compuesta por Oleg Karpachev

Elenco: Oksana Akinshina, Pyotr Fyodorov, Fyodor Bondarchuk, Anton Vasiliev, Vitaliya Korniyenko, Aleksey Demidov, Anna Nazarova

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD