Pacientes renales dudan del estado de máquinas de diálisis

CIUDAD DEL ESTE. Asegurados del Instituto de Previsión Social (IPS) del Alto Paraná que realizan diálisis en el sanatorio tercerizado UME, dudan del buen funcionamiento de las máquinas que utilizan. Aseguran que en las últimas semanas supuestamente varios pacientes fueron hospitalizados de manera extraña luego de las sesiones.

El centro de homodiálisis UME presta servicios para el Hospital Regional de IPS de Ciudad del Este.
El centro de homodiálisis UME presta servicios para el Hospital Regional de IPS de Ciudad del Este.WILFRIDO BENITEZ

El caso más grave ocurrió esta semana cuando una mujer identificada como Asunción Chamorro (61) murió a los pocos minutos de su primera sesión de hemodiálisis en dicho centro.

La misma venía siendo dializada en el Hospital Regional del IPS de esta ciudad, pero tras ser dada de alta la derivaron para continuar con tratamiento en el centro privado.

Carlos Fretes Chamorro, hijo de la víctima, manifestó que el fallecimiento de su madre aconteció de manera muy extraña, ya que ingresó caminando y 20 minutos después una enfermera les informó que la paciente tuvo una descompensación y no resistió.

Por su parte, José Adolfo González, presidente de la Comisión de Apoyo a Enfermos Renales y Familiares del Alto Paraná, afirmó que durante las últimas semanas varios pacientes renales que siguen su tratamiento en el centro nefrológico, fueron hospitalizados por acumulación de líquido en los pulmones, por lo que piden que las máquinas sean fiscalizadas.

“Llama mucho la atención que cada vez sea más frecuentes los pacientes que vienen acarreando el mismo problema y que siempre terminan descompensados a salir de casa sesión, por lo cual varios se vieron obligados a trasladarse a la capital del país para seguir con el tratamiento renal”, aseveró González .

En otro momento, manifestó que en respuesta a sus reiterados pedidos de informes el sanatorio fue intervenido por el Hospital Regional de IPS, pero por técnicos que no serían profesionales idóneos para evaluar el estado de las máquinas.

Por su parte, Alder Augusto Mendoza, propietario del centro, salió al paso de las acusaciones y desmintió que el fallecimiento de la paciente haya sido por negligencia médica, al mismo tiempo de asegurar que son eventos habituales en los dializados. “Dentro de las posibilidades de fallecimiento de pacientes dializados es altísima, puede entrar caminando y puede salir en un cajón, porque tienen múltiples alteraciones”, puntualizó Mendoza

Respecto a las máquinas señaló que para funcionar como proveedor de servicios de hemodiálisis los equipos y dispositivos médicos pasaron por varios filtros de control por parte del Ministerio de Salud.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD