Avance de investigación de dos casos de sicariatos depende de informe de telefonía

CIUDAD DEL ESTE. El esclarecimiento de los dos asesinatos ocurridos en los últimos días en el Alto Paraná depende de informes de la telefonía. Los investigadores obtuvieron muy pocos datos de los sicarios, quienes aún no fueron identificados.

David Jacob Kroth (55) fue ultimado a balazos, el viernes a la noche.
David Jacob Kroth (55) fue ultimado a balazos, el viernes a la noche.

Los dos crímenes ocurrieron el fin de semana último en el décimo departamento, uno en Hernandarias y otro en Ciudad del Este. En ambos casos, los asesinos a sueldo se desplazaban en motocicleta y fueron captados por imágenes de circuito cerrado pero hasta ahora no fueron identificados.

Lea más: Matan a balazos a un prestamista en Hernandarias

En el primero de los casos fue ultimado David Jacob Kroth (55) cuando estaba por llegar a su residencia de Hernandarias, el viernes último. Conforme a los videos de circuito cerrado, la motocicleta en la que iban dos personas se ubicó al costado de la camioneta en marcha y el acompañante abrió fuego contra la víctima. Kroth fue auxiliado por sus familiares, pero murió minutos después.

Según los datos, la víctima se dedica a la usura, afirman que se acostumbra estacionar en un servicentro y desde su camioneta contactaba con sus clientes. Si bien el momento del ataque fue captado por cámaras de circuito cerrado, las imágenes no son lo suficientemente claras para que sirva para identificar a los sicarios. En este caso, el fiscal Alfredo Acosta Heyn solicitó informes a una empresa de telefonía para determinar cuáles fueron las últimas conversaciones de la víctima, con el fin de obtener algún dato que ayude a esclarecer el móvil del crimen.

Otro sicariato ocurrió en la mañana del sábado último, en barrio Obrero de Ciudad del Este. En la ocasión, Diego Fernando Napoleón Silva (38) fue ultimado de seis balazos, frente a una frutería. El mismo está procesado por un sonado caso de megaevasión e igualmente en septiembre del año pasado había sido detenido con impresiones de billetes de cien dólares.

Lea también Asesinan a tiros a implicado en sonado caso de megaevasión

Los sicarios también fueron captados por cámaras de circuito cerrado, pues venían vigilando a la víctima. Los desconocidos entraron a un copetín, compraron alimentos y pagaron en reales. Según los datos, hablaban en portugués por lo que se presume que son brasileños, pero tampoco fueron identificados todavía.

El agente fiscal Osvaldo Zaracho, quien investiga el crimen, también solicitó informes de telefonías en busca de algún elemento que sirvan para avanzar con la investigación.

Enlance copiado

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.