¿Se debe pagar a los niños por realizar tareas domésticas?

Algunos padres ofrecen dinero a sus hijos, especialmente a los adolescentes, para que colaboren en las tareas del hogar, pero la pregunta es si realmente se les debe pagar por ello.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/PSFCZH377ZF25KH4ZJEMJGG6NQ.jpg

"Los niños son cooperativos por naturaleza", dice la experta en educación Danielle Graf. Esta autora y bloguera asegura que esto se debe a que los seres humanos, para sobrevivir, siempre dependieron del apoyo de otros. "Es por eso que un niño de dos años querrá ayudarnos por su cuenta a colgar la ropa o a cocinar", dice Graf.

La experta advierte que los padres no deberían quitarles involuntariamente esta costumbre a sus hijos, al rechazar de manera constante sus ofrecimientos pensando que supondrá demasiado tiempo o esfuerzo.

Sin esos impedimentos, los niños querrán ayudar de forma voluntaria, aunque el entusiasmo no sea siempre el mismo.

PUBLICIDAD

"Pagar dinero a los niños para que apoyen a la familia como comunidad, en cambio, es un intento de motivación externa", explica Graf, madre de dos hijos. El modelo podría funcionar, "pero es contraproducente porque el apoyo y la cooperación deben provenir de un sentido de comunidad".

"Es como si por ejemplo, pusiéramos una alcancía en la cocina donde después de cada comida se pusiera dinero para mamá por su trabajo como cocinera", prosigue.

Detrás del deseo de más apoyo, Graf cree que está el sentimiento de muchos padres de que el reparto de las tareas del hogar es injusto y que su propio trabajo no es valorado.

"Este sentimiento no se satisface pagando a los niños", señala. Sería mejor sentarse juntos en una mesa, formular claramente los propios deseos y pedir apoyo.

Hablar abiertamente unos con otros y distribuir las tareas entre todos refuerza la cohesión familiar. "La colaboración debe ser algo natural", afirma.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD