Toque de queda en Melbourne para luchar contra el coronovirus

MELBOURNE, Australia. Australia reforzó el domingo el confinamiento decretado hace varias semanas en Melbourne, la segunda mayor ciudad del país, para frenar la propagación del coronavirus con un toque de queda nocturno y la prohibición de realizar bodas, por primera vez desde el inicio de la pandemia.

Un hombre saluda a un grupo de policías y soldados que patrullan el área de Docklands en Melbourne el 2 de agosto de 2020, después del anuncio de nuevas restricciones para frenar la propagación del coronavirus COVID-19.
Un hombre saluda a un grupo de policías y soldados que patrullan el área de Docklands en Melbourne el 2 de agosto de 2020, después del anuncio de nuevas restricciones para frenar la propagación del coronavirus COVID-19.WILLIAM WEST

Pese a que el confinamiento empezó a principios de julio, Melbourne sigue registrando cientos de nuevos casos diariamente por lo que las autoridades han decretado un toque de queda entre las 20h00 y las 05:00 que se prolongará seis semanas.

Al declarar "estado de emergencia" el domingo, el primer ministro del estado de Victoria, Daniel Andrews, dijo que la capital estatal pasará a la fase 4 de restricciones hasta el 13 de septiembre dados los altos niveles "inaceptables" de transmisión comunitaria.

Los residentes de Melbourne podrán salir un máximo de una hora al día para hacer deporte a una distancia no superior a cinco kilómetros de sus domicilios a partir del domingo por la noche y solo una persona por vivienda podrá salir a hacer las compras esenciales.

La mayoría de colegios y universidades en Melbourne volverán a la enseñanza a distancia a partir del miércoles por la noche, pocas semanas después de haber regresado a las aulas, mientras las guarderías y los centros de día cerrarán a partir del jueves.

PUBLICIDAD

También quedan prohibidas las bodas en la ciudad. En lo peor de la crisis, los matrimonios habían sido limitados a un máximo de cinco personas.

"Estas son las decisiones adoptadas porque otra cosa menos estricta no nos mantendrá seguros", dijo Andrews.

El lunes se anunciarán nuevas medidas que afectarán a los lugares de trabajo, dijo Andrews, sugiriendo que las actividades no esenciales quedarán suspendidas.

El estado registró 671 nuevos contagiados con el coronavirus y siete muertos el domingo.

PUBLICIDAD

Fuera de Melbourne, el resto de Victoria pasará a la fase 3 del confinamiento a partir del miércoles a media noche permitiendo a la gente salir de casa para ir al trabajo, estudiar, ir al médico y hacer compras esenciales.

En el resto del país, hace cuatro semanas que no se reportan casos o muy pocos mientras se van levantado las restricciones.

Sin embargo, han prohibido los desplazamientos a las personas de Victoria y Sídney, otro foco del virus.

Australia registraba casi 18.000 casos hasta el domingo y 208 muertos en una población de 25 millones.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD