Nuevos ataques contra templos en Nicaragua

MANAGUA (EFE). Sacerdotes y feligreses de diferentes ciudades de Nicaragua denunciaron ayer nuevas agresiones contra templos de la Iglesia católica en medio de una ola de profanaciones hacia el patrimonio de dicha religión en el país centroamericano.

Fieles católicos reportaron agresiones, robos o asedios ocurridos el domingo en parroquias ubicadas en diversas localidades, incluyendo la capital Managua.

En la parroquia Nuestra Señora de la Asunción, de Ocotal, desconocidos robaron el Cirio Pascual, y lanzaron heces fecales con tierra hacia el Santísimo Sacramento, dijo una fuente encargada del templo.

Mientras, en Santa Rosa del Peñón, un pequeño municipio ubicado en el noroeste de Nicaragua, un hombre irrumpió en medio de la misa dominical en la parroquia Santa Rosa de Lima, lanzó una piedra que destruyó la urna del Cristo Yacente, y posteriormente tiró un objeto de metal hacia el padre Gelvin Vega.

El ataque en Santa Rosa del Peñón quedó grabado en un video en el que se observa al hombre perpetrar el ataque ante la mirada incrédula del sacerdote y sus ayudantes, quienes logran esquivar el objeto de metal.

En un barrio tradicional de la zona central de Managua los católicos también reportaron que desconocidos ingresaron a una parroquia, y depositaron excrementos humanos en su interior.

Creyentes de diversas parroquias de las ciudades de Estelí, Jinotega, Managua y Masaya informaron sobre asedios de militantes sandinistas alrededor de los templos, ocurridos antenoche.

Dichas agresiones se dieron luego de un incendio en la Catedral Metropolitana de Managua, el viernes pasado, que dañó parcialmente el edificio y calcinó una histórica imagen de la Sangre de Cristo, acto que la Iglesia católica, incluyendo al papa Francisco, calificaron de “atentado” y “terrorismo”.

El régimen del presidente Daniel Ortega, filocomunista, considera enemiga a la Iglesia Católica, por cobijar en sus templos a opositores del gobierno que huyen de las hordas oficialistas armadas, cuando los persiguen por manifestarse contra el gobierno.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD