Pompeo espera que Biden haga “buen uso” de política de “presión máxima” contra Irán

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, aprovechó su gira por Oriente Medio para insistir en su política de “presión máxima” contra Irán, que promete endurecer hasta el final, con la esperanza de que el futuro presidente Joe Biden haga “buen uso” de ella.

Mike Pompeo, secretario de Estado de EE.UU.
Mike Pompeo, secretario de Estado de EE.UU.PATRICK SEMANSKY

“Esta administración esta aquí hasta el 20 de enero” y “seguirá aplicando sus políticas hasta el final”, aseguró un responsable del departamento de Estado en Abu Dabi.

“Espero que [el próximo gobierno estadounidense] haga buen uso de esta relación de fuerzas favorable que la administración intenta obtener para empujar a los iraníes a comportarse como un país normal”, insistió, bajo anonimato, este responsable que pareció reconocer implícitamente que el poder pasará al demócrata

Aunque Joe Biden no ha sido una cuestión abordada públicamente en este viaje a Israel, Emiratos Árabes Unidos y Catar, que debe concluir el domingo en Arabia Saudita, donde Pompeo se reunirá con el príncipe heredero Mohamed bin Salmán.

Máxime cuando, antes de partir, Pompeo mencionó, contra toda evidencia, la hipótesis de una “segunda administración Trump”, ya que el presidente republicano saliente sigue sin reconocer su derrota.

Pero en la práctica, la diplomacia de su gobierno parece ante todo haber querido insistir en especial en su estrategia respecto a Irán, de cara a la alternancia en Washington.

En todas sus entrevistas, Mike Pompeo reiteró la necesidad de combatir  “la influencia nefasta de Irán”. En Jerusalén, publicó un comunicado para afirmar que “la campaña de presión máxima contra el régimen iraní continúa siendo extraordinariamente eficaz”.

“Nuevas sanciones”

“En las próximas semanas y [próximos] meses, vamos a imponer nuevas sanciones a Irán”, adelantó, advirtiendo al mismo tiempo a aquellos que estarían tentados de dar marcha atrás.

En 2018, Trump retiró a Estados Unidos del acuerdo internacional firmado tres años antes con Irán para impedirle desarrollar el arma nuclear, al considerarlo insuficiente. Desde entonces restableció y endureció las sanciones contra Teherán.

Su secretario de Estado presentó entonces doce condiciones para concluir un “mejor acuerdo”, pero Irán no cedió ante ninguna y comenzó a liberarse de los compromisos en materia atómica firmados en el acuerdo.

Pese a este fracaso, la administración Trump asegura que la “presión máxima” es un “enorme éxito”. Ha “privado al régimen de miles de millones de dólares de ingresos que habría distribuido a sus milicias regionales”, declaró el domingo el alto responsable estadounidense en Abu Dabi.

Antes de las elecciones presidenciales del 3 de noviembre, Joe Biden aseguró que estaba dispuesto a reincorporar a su país al acuerdo sobre el programa nuclear iraní, a condición de que Teherán vuelva a “respetar rigurosamente sus compromisos”.

Desde entonces, Teherán multiplicó las señales de apertura, prometiendo que volvería “automáticamente” a las bases del acuerdo si el futuro presidente levanta las sanciones. 

Rumores de acciones espectaculares

Los detractores del gobierno republicano lo acusan de querer convertir en irreversible la escalada con Irán para que Biden no pueda reanudar el diálogo.

Más allá de las sanciones, se está especulando cada vez más en la región sobre las acciones espectaculares que la administración Trump podría emprender en sus últimas semanas.

El alto responsable que acompaña a Pompeo no deseó confirmar ni desmentir la posibilidad de incorporar a los rebeldes hutíes de Yemen, apoyados por Irán, a la lista negra de “organizaciones terroristas”.

Según oenegés y funcionarios demócratas estadounidenses, esta medida podría paralizar el envío de ayuda en un país que sufre ya la peor crisis humanitaria en el mundo, según la ONU.

“Nos gustaría que los hutíes negocien de buena fe con los sauditas y con el representante de la ONU”, dijo, insinuando que esto podría evitar su inclusión en la lista negra.

Tampoco se diluyen los temores ante la hipótesis, no confirmada, de ataques contra sitios nucleares iraníes.

“Todas las opciones están sobre la mesa”, aseguró el alto responsable, repitiendo las palabras de Mike Pompeo en una entrevista en el Jerusalem Post dos días antes.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD