Irán pide de nuevo a EE.UU. que levante sanciones

El régimen islamista iraní pidió de nuevo a Estados Unidos este viernes que levante todas las medidas que castigan el comercio de empresas estadounidenses con Irán, horas después de una propuesta de negociaciones de parte de la administración de Joe Biden.

Mohammad Javad Zarif, ministro de Relaciones Exteriores de Irán.
Mohammad Javad Zarif, ministro de Relaciones Exteriores de Irán.KAREN MINASYAN

Teherán “anulará inmediatamente” sus medidas de represalia si Estados Unidos “levanta sin condiciones todas las sanciones impuestas, reimpuestas o rebautizadas por Trump”, tuiteó el ministro iraní de Relaciones Exteriores, Mohammad Javad Zarif, aludiendo al expresidente Donald Trump, que reinstauró las medidas que habían sido aprobadas por gobiernos anteriores, como el de Barack Obama, que en su momento amplió dichas sanciones.

Las autoridades estadounidenses mostraron el jueves su voluntad de salvar el acuerdo internacional sobre el programa nuclear iraní firmado en 2015 y del que Washington se retiró en 2018.

Tras una reunión virtual entre los ministros de Exteriores de Francia, Alemania, Reino Unido y Estados Unidos, el gobierno de Biden anunció que estaba dispuesto a aceptar una invitación de la Unión Europea para participar en conversaciones con Irán.

El encuentro reuniría a los países que firmaron el acuerdo (Irán, Estados Unidos, Alemania, China, Francia, Reino Unido y Rusia) con el fin de “abordar la mejor forma de avanzar respecto al programa nuclear” iraní, según la diplomacia estadounidense.

Lea más: Israel insiste sobre el peligro de que EE.UU. vuelva al pacto nuclear con Irán

En un gesto de buena voluntad, el gobierno de Biden también anunció que la proclamación de sanciones internacionales contra Irán, realizada de manera unilateral por Trump en septiembre, se quedará en el papel. El resto de los 15 países del Consejo de Seguridad ya habían considerado que este anuncio no tendría ningún efecto.

“Algo bueno”

Además, el departamento de Estado norteamericano anunció que aliviaría las restricciones de desplazamiento en Nueva York de los diplomáticos iraníes ante la ONU, que también fueron aumentadas durante el mandato de Trump.

Estas medidas obligaban a los representantes iraníes a no alejarse más allá de unas calles de la sede de la ONU. Ahora podrán desplazarse libremente por Nueva York y su periferia.

Estas señales de buena voluntad hacia Irán fueron elogiadas incluso por Rusia este viernes.

“Dejar de pedir sanciones es algo bueno (...) es un hecho positivo”, dijo el portavoz del Kremlin Dmitri Peskov, estimando, no obstante, que queda mucho trabajo por delante para reimpulsar el acuerdo nuclear con Irán.

Biden ha dejado muy claro que Estados Unidos tiene la intención de volver al pacto solamente cuando Irán vuelva a demostrar que lo cumple plenamente.

El momento actual es especialmente delicado. En virtud de una ley aprobada por el Parlamento iraní, el gobierno planea restringir a partir del 21 de febrero el acceso de los inspectores del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) a algunas instalaciones si Estados Unidos no levanta sus sanciones.

En un discurso virtual ante la Conferencia sobre Seguridad de Múnich, Biden dijo este viernes que su gobierno está preparado para “volver a las negociaciones”, pero advirtió a sus socios occidentales: “Debemos hacer frente a las acciones desestabilizadoras de Irán en todo el Medio Oriente”.

“Actos con actos”

Vista de un sector de la planta nuclear de Bushehr, en Irán.
Vista de un sector de la planta nuclear de Bushehr, en Irán.

“Nuestras medidas son una respuesta a las violaciones estadounidenses y europeas”, aseguró Zarif el jueves. “Responderemos a los actos con actos”, añadió.

Francia, Alemania, Reino Unido y Estados Unidos también han expresado su “preocupación común” por la reciente decisión de Irán de producir uranio enriquecido al 20% y uranio metálico, lo que constituye un “paso clave en el desarrollo de un arma nuclear”.

Desde la retirada de Estados Unidos del acuerdo y la reimposición de las sanciones que asfixian la economía iraní, Teherán se ha ido liberando de muchos de los límites que había aceptado imponer a su programa nuclear.

El director general del OIEA, Rafael Grossi, tiene previsto viajar el sábado a Teherán para “encontrar una solución mutuamente aceptable”, según el organismo con sede en Viena, que está preocupado por el “grave impacto” de estas restricciones.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD