Keiko Fujimori pide auditar recuento de votos de las presidenciales de Perú

La candidata de derecha Keiko Fujimori solicitó este lunes una auditoría al escrutinio de las elecciones peruanas que da como virtual ganador a su rival, el izquierdista Pedro Castillo, al tiempo que se presentó ante la Justicia una demanda de amparo para que se acepte revisar sus pedidos para anular sufragios que llegaron fuera de plazo.

La candidata presidencial derechista Keiko Fujimori se dirige a sus simpatizantes durante una manifestación en Lima, el pasado sábado.
La candidata presidencial derechista Keiko Fujimori se dirige a sus simpatizantes durante una manifestación en Lima, el pasado sábado.Antonio Melgarejo

A través de su partido Fuerza Popular (derecha), Fujimori pidió “una auditoría informática del proceso de digitalización de actas electorales”, cuyo recuento pone a Castillo (izquierda) con una ventaja estrecha pero casi irreversible de 48.000 votos.

La razón esgrimida para reclamar esta auditoría es que "se ha detectado por redes sociales una serie de cuestionamientos" entre el acta y el sistema informático de la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE), encargada del escrutinio oficial.

“Solo pedimos elecciones limpias y que se revisen todas las irregularidades. No nos vamos a rendir”, escribió este lunes en redes sociales Keiko Fujimori, hija y heredera política del expresidente Alberto Fujimori (1990-2000) que denuncia sin pruebas fehacientes haber sido víctima de un supuesto “fraude sistemático”.

ANULACIONES DE VOTOS SIN ÉXITO

La auditoría fue solicitada después de que la mayoría de los más de 800 recursos para anular 200.000 votos por presuntas irregularidades hayan sido rechazados por los jurados electorales por llegar fuera de plazo y por no presentar pruebas consistentes de que hubo un fraude en las mesas de votación.

Lea más: Un centenar de seguidores de Fujimori denuncia un supuesto fraude ante la ONU

Estos recursos se concentran en zonas andinas, rurales y pobres donde Castillo tuvo una votación aplastante, y el argumento en la mayoría de ellos era que alguna de las firmas de los miembros de mesa diferían de las rubricas de las mismas personas que figuran en el registro civil.

Aquellos jurados electorales que ya han resuelto recursos sobre esta presunta irregularidad están determinando que el hecho de que la firma no sea exactamente la misma a la del registro civil no confiere un motivo de peso para anular toda el acta, que contiene los votos de unos 300 electores cada una.

DEMANDA DE AMPARO EN JUSTICIA

Al mismo tiempo, ante el Poder Judicial se presentó una demanda de amparo para solicitar una medida cautelar contra el Jurado Nacional de Elecciones, el máximo órgano electoral de Perú.

Lea más: Keiko Fujimori apuesta por la “vía Trump” ante su aparente derrota electoral

La demanda fue presentada por el ciudadano Carlos Antonio Franco Pacheco ante el Quinto Juzgado Constitucional de Lima después de que el JNE rechazara ampliar el plazo para que Fuerza Popular pudiese presentar todas las solicitudes de nulidad de mesas de sufragio.

El JNE, que en principio sí iba a prorrogar este plazo, lo que hubiera permitido superar la extemporaneidad de la mayor parte de sus solicitudes, cambión de parecer al considerar la inconstitucionalidad de la medida, tal y como sostiene una sentencia del Tribunal Constitucional.

TENSIÓN CONSTANTE

Desde el partido izquierdista Perú Libre, del que es candidato Castillo, el abogado Aníbal Torres exhortó este lunes a Fujimori a respetar la democracia tal y como se había comprometido en campaña.

El letrado acusó a Fuerza Popular de querer dilatar la proclamación de los resultados de la elección, que apuntan a una tercera derrota consecutiva de Fujimori tras las sufridas en 2011 ante Ollanta Humala y en 2016 frente a Pedro Pablo Kuczynski.

Mientras, continúa el clima de tensión social con seguidores de ambos partidos manifestándose a diario en la capital Lima, unos para defender la legitimidad de los resultados y otros para insistir en las denuncias de supuesto fraude lanzadas por Fujimori.

Tanto las misiones de observación electoral de la Organización de Estados Americanos (OEA) y de la Unión Interamericana de Organismos Electorales (Uniore) como la Asociación Civil Transparencia han descartado irregularidades graves en las elecciones peruanas y han destacado su transparencia y corrección del proceso electoral.