La Sociedad Europea de Física no atribuye el 11-S a una demolición controlada

Redacción Internacional, 15 sep (EFE).- La Sociedad Europea de Física no ha explicado que el derrumbe de las Torres Gemelas de Nueva York el 11 de septiembre de 2001 se debiera a una demolición controlada, como afirman publicaciones viralizadas en el vigésimo aniversario de los atentados.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/MOAP76XDJFEHLLTLQPIEIIZQZI.jpg

Varios comentarios en distintas redes sociales afirman que la Sociedad Europea de Física ha explicado que el 11-S fue "una demolición controlada".

Muchos de estos mensajes remiten a un artículo publicado en 2016 en la web de una radio argentina, cuyo contenido ha vuelto a difundirse con ocasión del vigésimo aniversario de los atentados de Al Qaeda.

El citado texto resume un artículo titulado "15 años más tarde: sobre la física de los colapsos en los rascacielos", publicado ese mismo año en el número de julio-agosto de la revista Europhysics News, propiedad de la Sociedad Europea de Física (EPS, por sus siglas en inglés).

HECHOS: La EPS, una asociación sin ánimo de lucro que integra entre otros miembros a 42 sociedades físicas nacionales europeas, se distanció de las conclusiones del citado artículo en una nota en la que advertía de que su contenido "es responsabilidad de los autores", quienes, por otra parte, son conocidos por difundir teorías de la conspiración sobre el 11-S.

Precisamente la hipótesis de "la demolición controlada" es una de las más conocidas teorías conspirativas relacionadas con el ataque al World Trade Center de Nueva York y ha sido refutada en numerosas ocasiones por instituciones oficiales con los datos incluidos en sus investigaciones pormenorizadas.

NO SE TRATA DE UNA INVESTIGACIÓN CIENTÍFICA

El texto en cuestión se publicó con una "nota de los editores" en la que se señalaba que era "algo diferente" a los "artículos puramente científicos habituales" de la revista.

La nota añadía que la publicación contenía "algunas especulaciones".

"Evidentemente, el contenido de este artículo es responsabilidad de los autores", finalizaba.

Pese a esta advertencia, la mera publicación del artículo en una revista propiedad de una sociedad científica ha propiciado la confusión de algunos medios de comunicación, que se han hecho eco de su contenido sin reparar en su carácter engañoso.

La Sociedad Europea de Física no ha respondido todavía a una consulta realizada por EFE sobre esta cuestión.

UNA TEORÍA DESMENTIDA

La hipótesis de que las Torres Gemelas y el edificio 7 del World Trade Center (WTC 7) no se derrumbaron como consecuencia del fuego después de que los terroristas de Al Qaeda estrellasen los aviones contra los dos primeros rascacielos ha sido rebatida por las investigaciones oficiales.

El Instituto Nacional de Estándares y Tecnología (NIST, por sus siglas en inglés) determinó en 2005 que los aviones que chocaron contra las Torres Gemelas causaron daños estructurales en las columnas de apoyo de los edificios y descargaron alrededor de 30.000 litros de combustible sobre los rascacielos.

Las consecuencias fueron el incendio de las torres, con temperaturas de 1.000 grados, y su posterior desplome.

Los investigadores nunca encontraron cargas explosivas ni otros indicios de una demolición controlada.

En un estudio posterior, en 2008, el NIST atribuyó el derrumbe del WTC 7 a los incendios que se declararon tras la caída de la Torre Norte cuyas llamas ardieron durante siete horas.

En el informe de la Comisión Nacional sobre los ataques, también conocida como la Comisión del 11-S, se indica que Mohamed Atta, terrorista suicida que estrelló el avión que pilotaba contra la Torre Norte, quería elegir aviones que emprendieran vuelos largos porque estarían llenos de combustible.

Otros detalles expuestos en el artículo han sido desmentidos por verificadores internacionales y distintos medios de comunicación.

AUTORES CONOCIDOS POR SU ACTIVIDAD NEGACIONISTA

El artículo de Europhysics News está firmado, entre otros, por Steven Jones, que cesó como profesor de la Universidad Brigham Young tras llegar a un acuerdo para su jubilación después de que esta institución académica le pidiera que se retractara de sus afirmaciones sobre el 11-S.

También aparece como uno de sus autores el director de Estrategia y Desarrollo de Arquitectos e Ingenieros por la Verdad del 11-S, un conocido grupo negacionista de la versión oficial de los atentados.

En conclusión, la Sociedad Europea de Física no respalda el contenido del citado artículo, aunque permitió la publicación en una revista de su propiedad de un texto que incluye especulaciones de conocidos teóricos de la conspiración, cuyas conjeturas han sido refutadas por las investigaciones sobre los atentados.

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05