Líderes homosexual y evangélico terminan en comisaría chilena tras gresca

SANTIAGO. El dirigente del Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh), de Chile, Rolando Jiménez, y el pastor Javier Soto terminaron en una céntrica comisaría de Santiago tras protagonizar una gresca a las afueras del Parlamento.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/BBHM3VKHGZBBVMF2KWEAMGTBBE.jpg

En las últimas semanas, ambos han protagonizado numerosos altercados debido, según el Movilh, a un acoso permanente del predicador y sus seguidores contra Jiménez, uno de los líderes de la campaña en pro del matrimonio igualitario en el país austral. Este lunes, Soto, que no es reconocido por la Asamblea de Iglesias Evangélicas, esperaba a Jiménez en las afueras del Congreso, donde se discute el Acuerdo de Vida en Pareja (AVP) o Pacto de Unión Civil (PUC) que permite la unión civil entre personas del mismo sexo.

En el lugar se produjo un intercambio de palabras que llegó a los empujones, tras lo cual ambos fueron trasladados a una Comisaría de Carabineros, donde quedaron a la espera de la decisión de la Fiscalía local sobre el incidente. El Movilh relató hoy en un comunicado que “junto a otras personas, Soto nos cerró el paso en la vía pública y con su grupo nos persiguió por el centro de Santiago para hostigarnos, insultarnos, grabarnos, y hacer ademanes de golpes, lo que motivó que muchos transeúntes reaccionaran contra el evangélico en apoyo a nuestra organización, armándose una pequeña trifulca”.

Agregó el texto que “agotaremos todas las instancias legales que sean necesarias para ver a este sujeto (Soto) en la cárcel o con ayuda psiquiátrica”. “Es una responsabilidad ética y social dar este paso, así como de la sociedad toda el ser crítica y denunciante de estos hechos que dañan profundamente la dignidad de seres humanos sólo por su orientación sexual”, concluye el comunicado.

PUBLICIDAD

Por su parte, Soto acusó a Jiménez de golpear “a un cristiano evangélico, por eso está aquí en esta comisaría. Miente el caradura”. Anteriormente, el Movilh presentó una querella contra Javier Soto, acción que se suma a una denuncia criminal interpuesta por la Fundación Iguales, otra organización que agrupa a homosexuales y cuyo líder, Luis Larraín, ha sido también hostigado por Soto.

A fines del pasado diciembre, el Movilh ya expresó su malestar por las “expresiones homofóbicas” de Soto contra Jimenez, quien sufrió entonces un accidente cerebro vascular que lo mantuvo varios días ingresado en un hospital. Según el comunicado, en esa ocasión “el fanático sujeto Javier Soto” dijo que el accidente padecido por Jiménez era “un juicio de Dios”.

El comunicado también alertaba del respaldo que “ciertos sectores dieron a Soto” a quien otorgaron el título de pastor y, según la organización, contribuyeron a la difusión de su canal de Youtube. El dirigente del Movilh puntualizó en ese momento que la difusión “ masiva y acrítica de esos discursos de odio, llegó a ciertos sectores igualmente fundamentalistas y peligrosos que no tenían un referente público, pero que al encontrarlo, se identifican, organizan y movilizan para hacer de su discurso una práctica”. Algo que según la organización “no se puede permitir y es deber de todas y todos prevenirlo”. 

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD