Golpe al dinero tóxico

Todo duro golpe al dinero sucio es buena noticia para el ciudadano de a pie, en cualquier parte del mundo. El dinero sucio afecta nuestra vida diaria de manera fundamental de dos formas:

1. Levantando los precios al nivel del precio que solo los que tienen dinero malhabido (sucio) pueden pagar. Por ejemplo, si pongo en venta una propiedad cuyo valor real es de U$S 200.000 y viene un Cartes o un González Daher o un Cucho Cabañas y me ofrece U$S 500.000 porque le sobra dinero y lo tiene que lavar, obviamente, yo le voy a vender mi propiedad por U$S 500.000. ¿Qué significa eso para el ciudadano de a pie? Significa que ya no puede competir con el mafioso. Ya no puede comprarse una propiedad, con su trabajo, salvo que se endeude y ahí comienza la vorágine del vivir de crédito que termina como está ahora Chile: ya la plata no les alcanza ni para el pasaje.

2. Evadiendo impuestos es decir, robando al Tesoro del Estado y en consecuencia al Presupuesto General de la Nación y a todos los programas y obras sociales: los hospitales, las escuelas, la atención a los más desvalidos, la construcción y mantenimiento de infraestructura, etc. ...es decir, le roban su bienestar a la ciudadanía. Le sacan la posibilidad de una vida mínimamente decente... y eso se ve hoy en la cantidad de polladas que la gente –otrora de clase media— se ve en la necesidad de hacer para cubrir sus gastos de salud.

Ojalá que este golpe al dinero sucio no termine aquí y se limpie el país de cuanto parásito haya. Por su parte, la ciudadanía debe estar alerta y defender sus derechos. Es decir, enfocarse en los tres pilares fundamentales que hasta ahora han protegido con descaro a todas estas alimañas: 1. Fiscalía 2. la Justicia paraguaya y 3. el coro de idiotas útiles que los defienden a cambio de ventajitas.

PUBLICIDAD

Olivia González

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD