Las mamás

Habiendo criado tantos perros hembra y verificado que las mismas no abandonan a sus cachorros al nacer, constato que una madre, sea en la esencia que lo es, jamás abandona a un hijo. Ni por más pequeño que este sea, ni por más enfermo que este esté, ni por más oscura que lo vengas venir. A pocos días de otro Día de las Madres voy reconfirmando que no solo por que se ha parido significa que el cartel de maternidad es tuyo. Ser mamá no es solo eso, 25 días hemos estado preguntádonos todos dónde estará Juliette y el porqué del abandono de su propia madre, quien creemos que ya mucho habría de haber pasado hasta este día.

Se siente como si haya arrugado un papel y tirado a la basura por que se cansó de escribir en é. Es una triste sensación. ¿Por qué dejar así tanta lucha de 7 años? ¿Quizás por cansancio? ¿Quizás por amor a alguien? ¿Quizás por miedo? No sabemos y quizás nunca lo sepamos. Solo se que el amor a un hijo y la tranquilidad de saber que es feliz no lo supera ni un hombre, ni un trabajo, ni un viaje, ni siquiera el oro del mundo.

El solo hecho de mirar la foto de Juliette da ternura, nostalgia, la capacidad de poder protegerla y el buen corazón de haberla cuidado como a nadie. Donde sea que Juliette esté, definitivamente su destino no fue haber tenido una madre así. El título de madre no es solo el haber parido, es llegar hasta el final del camino con tu hijo/a en mano hasta que Dios sea quien decida separarlos. En honor a las madres que sí valen la pena llamarlas así.

Marcia Solís

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD