El descarado lucro de los políticos

Nadie, medianamente informado, pone en duda las afirmaciones de la exministra de la Senavitat, TÉCNICA Y NO POLÍTICA, Soledad Núñez. Ha demostrado con hechos su honestidad, su idoneidad y su laboriosidad, fue un lujo y podría seguir siendo un lujo para cualquier administración medianamente patriótica.

Pero como en nuestro país el patriotismo y la entrega honesta en bien de la ciudadanía brilla por su ausencia, nuestro actual Presidente, hizo como hacen todos nuestros políticos, antepuso su propio bien político, nombrando en cargos claves a personas de dudosa ética y honestidad.

Le pido me disculpe señor Mario Abdo Benítez , pero ese “bien político” al final se va a convertir en su “mal político” porque el que tiene que poner la cara ante la ciudadanía va a ser usted y no los escombros con que está llenando su gobierno. Poner al actual ministro, al frente de Ministerio de Urbanismo, es como entregarle el queso al ratón para que lo cuide.

PUBLICIDAD

Por otro lado se percibe que busca minimizar la excelente labor de la Ministra anterior por la presión que pueda ejercer sobre él. Cualquier mínimo negociado en la cual pretenda involucrarse, va a brillar y va a ser percibida por la ciudadanía.

Esta obligado a tener una excelente gestión y construir en el mismo lapso de tiempo que la ministra Núñez 37.000 viviendas, de excelente calidad y no cajitas. No me expresé mal, cajitas y no casitas, para colmo de baja calidad, hechas por empresas chapuceras, un total de 2.000, en todos los periodos anteriores, incluido el “defensor de los pobres” el impoluto ex obispo, cuyo exministro de la vivienda está imputado por mal manejo.

Señor Presidente, usted está a tiempo de poner en su equipo a personas probas, idóneas y laboriosas, corregir el rumbo de su gobierno que a este paso, no es necesario ser clarividente, va a llevar el sello de intrascendente, mediocre y corrupto que se ganaron los anteriores. Es mi humilde opinión. 

Azucena Rodríguez

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD