Paraguay, pieza clave dentro de esquema de lavado que Brasil destapó

La “Operación Miopía”, llevada a cabo por la Policía Federal y Aduanas de Brasil ayer, jueves, que destapó un esquema enorme de lavado de dinero, tiene a Paraguay como pieza clave en la recepción y emisión de divisas de origen criminal. Las autoridades del país vecino explicaron cómo se hacían las transacciones, en la que están implicados empresarios y cigarrilleros, que hacían contrabando de mercaderías, drogas y tabaco.

Vehículos incautados durante el operativo.
Vehículos incautados durante el operativo.Gentileza

Autoridades de Brasil detallaron que existen cuatro grupos criminales dedicados al lavado de dinero, a los crímenes transnacionales y a la evasión de divisas. De acuerdo a datos oficiales, estos grupos movieron 6.500 millones de reales de origen ilícito desde 2010 hasta 2018. Esto equivale a unos US$ 1.700 millones de dólares.

“Los cuatro grupos criminales autónomos y/o interdependientes usaron cuentas bancarias de personas interpuestas, físicas y jurídicas fantasmas, para recibir grandes cantidades de aquellos interesados en comprar bienes, drogas y cigarrillos del extranjero, especialmente de Paraguay”, indicó el comunicado de prensa.

Lea más: Mega golpe de Brasil a red de lavado de dinero de narcos, cigarrilleros y empresario vinculada a Paraguay

El dinero “sucio” fue acreditado a las cuentas controladas por cada uno de los grupos investigados en Brasil y posteriormente utilizado para pagar, en reales, los que pusieron a disposición divisas extranjeras en Paraguay (operaciones llamadas “dólar cabo") y/o enviadas al extranjero a través de órdenes de pago internacionales emitidas por diversas instituciones financieras. Estas órdenes de pago se realizaron sobre la base de contratos de cambio de divisas manifiestamente fraudulentos celebrados con empresas “fantasma” que ni siquiera estaban calificadas para operar en el comercio exterior.

Así operaba el esquema

Si el origen del dinero era en reales (operaciones ‘dólar cabo’)

El dinero en reales que era colectado por los grupos criminales investigados se recaudaba de la siguiente manera y utilizaba el sistema internacional de compensación paralela no registrado, mejor conocido como operaciones de ‘dólar cabo’:

  1. Las personas y jurídicas en todo Brasil, incluidos los narcotraficantes, los empresarios y los “cigarrilleros”, debían enviar dinero a Paraguay para adquirir drogas, bienes y cigarrillos, respectivamente. Para hacer esto, se comunicaban con sus proveedores paraguayos y les preguntaban dónde transferir el dinero necesario.
  2. A su vez, los proveedores paraguayos buscaban una casa de cambio paraguaya para obtener los números de cuenta bancaria brasileños a los que sus clientes brasileños debían transferir el dinero.
  3. El propietario de la casa de cambio paraguaya solicitaba a la organización criminal los números de cuenta bancaria brasileños en poder de interpuestas personas o empresas fantasma para que los traficantes, empresarios y “cigarrilleros” brasileños puedan remitir los reales necesarios para la compra de drogas, mercadería y cigarrillos de Paraguay.
  4. El propietario de la casa de cambio paraguaya repasaba los números de cuenta bancaria asignados por la organización criminal a los “cigarrilleros”, empresarios y traficantes paraguayos. Estos, a su vez, informaban los números de cuentas bancarias a sus clientes en Brasil.
  5. Los “cigarrilleros” brasileños, los empresarios y los traficantes transferían el dinero, en reales, a las cuentas bancarias controladas por la organización criminal y luego enviaban los comprobantes de transferencia relacionados a sus proveedores en Paraguay. Los “cigarrilleros”paraguayos, los empresarios y los traficantes luego presentaban estos documentos al propietario de la casa de cambio.
  6. Después de asegurarse de que los reales se hayan acreditado a las cuentas bancarias brasileñas controladas por la organización criminal, la oficina de cambio ponía el equivalente en dólares a disposición de los “cigarrilleros”, empresarios y traficantes paraguayos.

Origen del dinero en dólares (operaciones ‘dólar cabo’)

Los dólares negociados por la organización criminal se recaudaban de personas físicas y jurídicas que recaudaban dinero en Paraguay como resultado de sus actividades y utilizaban el sistema internacional de compensación paralela, sin registrarse en las agencias oficiales, mejor conocidas como operaciones denominadas “dolar cabo”, para convertir la moneda extranjera en reales.

Ejemplos de prácticas para recaudar dólares en Paraguay:

  1. Operaciones comunes de cambio de divisas.
  2. Individuos y entidades legales que de alguna manera obtuvieron dinero en Paraguay y tenían la intención de transferirlo a Brasil, sin tener un registro oficial de la transacción financiera.
  3. Los importadores paraguayos que necesitaban enviar dinero al extranjero para pagar sus importaciones, y optaban por utilizar los servicios de la casa de cambios paraguaya que mantiene vínculos con la organización criminal en lugar de realizar una transferencia bancaria electrónica internacional (con código swift).

Destino del dinero “sucio”

El dinero de origen espurio, enviado en reales por “cigarrilleros”, empresarios y traficantes, brasileños se recibía inicialmente en cuentas bancarias en poder de personas interpuestas (compañías fantasma, por ejemplo), controladas por grupos criminales en Brasil.

Este dinero tenía los siguientes destinos:

  1. en el territorio brasileño, se enviaba a las cuentas de individuos y empresas que han recibido dólares en el extranjero, los han entregado a Paraguay y desean tener los reales correspondientes disponibles en sus cuentas bancarias en Brasil; y/o
  2. enviado al extranjero para uno de los siguientes fines:
  • usar el sistema internacional de compensación paralela no registrado, comúnmente conocido como operaciones de cable dólar; y/o
  • a través de órdenes de pago internacionales emitidas por las instituciones financieras identificadas en el curso de la investigación.

Estas órdenes de pago se realizaron sobre la base de contratos de cambio de divisas manifiestamente fraudulentos celebrados con empresas “fantasma” que ni siquiera estaban calificadas para operar en el comercio exterior, indicaron las autoridades de Brasil.

“La mayoría de los consumidores de productos comercializados en Paraguay residen en Brasil, y algunas empresas paraguayas se refirieron a cuentas bancarias brasileñas controladas por la organización criminal, especialmente para que los consumidores brasileños transfirieran el dinero requerido para comprar estos productos. En este caso, los recursos financieros acumulados en estas cuentas bancarias estaban destinados a pagar a los proveedores chinos y estadounidenses de estas empresas con sede en Paraguay”, explicaron las autoridades.

Para hoy se anuncia una conferencia de prensa para dar a conocer más detalles sobre estos hechos. La pregunta que sigue latente es quiénes son las empresas, casas de cambio y cigarrilleros paraguayos implicados en el esquema.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD