Fue un “error de G. 3.700 millones”, dice Cárdenas, ya fuera de Tacumbú

Justo Cárdenas, exministro del Indert, abandonó este miércoles Tacumbú para poder cumplir el arresto domiciliario impuesto por el juez Humberto Otazú y dijo que el dinero faltante que no puede justificar de sus bienes es solo “un error”.

Justo Cárdenas, extitular del Indert, tras dejar Palacio de Justicia hoy.
Justo Cárdenas, extitular del Indert, tras dejar Palacio de Justicia hoy.Gentileza

Cárdenas dijo estas palabras tras dejar este miércoles la penitenciaría de Tacumbú, donde estuvo recluido desde el 3 de diciembre del año pasado, procesado por supuesto enriquecimiento ilícito y lavado de dinero. La Cámara de Apelaciones dispuso ayer su libertad y el juez Humberto Otazú le impuso el arresto domiciliario y la prohibición de salir del país.

La investigación prosigue y la Fiscalía debería presentar acusación como máximo el 21 de agosto a más tardar.

PUBLICIDAD

“Lamento mucho que haya sido así, que por un error de G. 3700 millones, se haya producido una prisión preventiva de más de ocho meses. Creo que esto se tiene que dilucidar y alguien se tiene que hacer cargo del gran daño que me han causado de alguna y otra forma”, sostuvo el político colorado cartista.

Lea más: Tribunal de Apelaciones revoca la prisión preventiva de Justo Cárdenas

Según la investigación, el extitular del Indert no puede justificar su patrimonio, que asciende a más de G. 2.600 millones, divididos en inmuebles, vehículos automotores, acciones en sociedades, entre otros. Entre 2008 y 2018, Cárdenas tuvo un ingreso de G. 5.364.894.000 y un egreso de G. 8.009.595.082. La diferencia es la que no podría justificar con documentos, por lo que se sospecha que sus bienes los obtuvo de fuentes ilícitas.

PUBLICIDAD

Cárdenas se lanzó nuevamente contra la fiscala del caso, Susy Riquelme, sobre quien dijo no se hizo asesorar por expertos contables. “No puede una funcionaria pública equivocar G. 3.700 millones de guaraníes, construir una hipótesis errada, equivocada y generar una imputación sobre un ciudadano de la República. Me parece una tremenda irresponsabilidad de esta señora”, manifestó.

El extitular del Indert añadió que su caso se juzgó con “ligereza, sin rigor técnico y sin haber tenido en cuenta la opinión de gente entendida en la materia contable”. “Puedo entender que una abogada no tenga conocimientos contables, lo que no puedo entender es cómo una fiscal, que tiene que decidir sobre la libertad o la prisión de un ciudadano, no tenga que pedir algún consejo de un profesional que le guíe en ese sentido”, concluyó.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD