Exas de humilde escuela caaguaceña regalaron un parque a niños en su día

No fueron el gobierno, ni el municipio, ni una organización no gubernamental los que hicieron posible que niños de escasos recursos de la Escuela Básica Arroyito, ubicada en la colonia Cleto Romero de Caaguazú, pudiesen acceder al primer parque infantil en una institución educativa en la zona. Los responsables fueron exalumnos, quienes a través de una colaboración voluntaria, varios desde el exterior del país, lograron recaudar fondos recordando todos los valores inculcados por sus profesores, que pese al contexto de pobreza, se las ingeniaban para agasajarlos cada 16 de agosto.

Parque donado por exalumnos de humilde escuela de Cleto Romero, Caaguazú.
Parque donado por exalumnos de humilde escuela de Cleto Romero, Caaguazú.Foto Gentileza

El primer parque infantil en una institución educativa en la Colonia Cleto Romero, de Caaguazú, fue inaugurado ayer en coincidencia con el Día del Niño. Esto fue posible -no gracias al gobierno, municipio ni organizaciones- sino gracias a un grupo de exalumnos de la Escuela Básica Arroyito, la misma en la que estudiaron varios años atrás y gracias a la que salieron adelante.

Una de las impulsoras de esta noble iniciativa, Liz Ferreira, dijo en diálogo con ABC Color desde España, donde reside hace tres años, que esto fue ideado el 16 de agosto del año pasado, cuando festejaron el día del niño a los más pequeños de esa institución. “Nos hemos unido por esta causa, festejar el día del niño en nuestra ex escuelita que nos ha dado tanto. Y así fue que el año pasado el festejo fue todo un éxito (pequeño pero lleno de amor). Y éste año, una vez más hemos querido pintar esa sonrisa de alegría e ilusión en la carita de cada uno de esos niños, y es por eso que nos habíamos propuesto colaborar y ayudarnos unos a otros para llegar a entregar un parque infantil para la institución, que dicho sea de paso, sería la primera institución en contar con un parque infantil y, además de eso, como el año pasado, brindarles un festejo que es la ilusión de todos los niños”, explicó la compatriota.

PUBLICIDAD
Parque donado por exalumnos de humilde escuela de Cleto Romero, Caaguazú.

Liz comentó que lograr el objetivo no fue fácil. “Nos ha costado muchísimo llegar a juntar todo el dinero para poder comprar todo lo necesario para llevar a cabo el parque y el festejo, pero sí se pudo, por la ilusión que teníamos por dar a esos niños lo que nosotros no pudimos tener, y no porque no quisieran darnos, sino porque no había posibilidad”, recordó.

Parque donado por exalumnos de humilde escuela de Cleto Romero, Caaguazú.

Rememoró que en la época que ella y sus compañeros cursaban sus estudios “nuestros profes siempre nos festejaban el día del niño dentro de sus posibilidades (a veces con tallarín, o tortillas, o pancho) y todo eso pagaban de sus bolsillos”.

Evidentemente estos recuerdos quedaron grabados en la mente de cada uno de estos ex estudiantes que, según dijo Liz, de alguna manera quisieron agradecer todo lo aprendido por sus maestros, principalmente los valores inculcados, en un contexto de escasez.

Parque donado por exalumnos de humilde escuela de Cleto Romero, Caaguazú.

Explicó finalmente que la mayoría de los que colaboraron se encuentran trabajando fuera del país y sólo algunos permanecen en Paraguay.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD