Imputan por homicidio doloso a sospechosos del crimen de “Moro Vai” en el Chaco

El fiscal de la causa, abogado Blas Pizzani, quien investiga la muerte de don Pedro Almada, cariñosamente conocido por todos en el Chaco como “Moro Vai”, decidió presentar imputación por homicidio doloso contra los dos únicos detenidos en este lamentable caso. Los mismos son Luis Alberto Medina (39) y Luis Alberto Ayala (27), ambos trabajadores de un establecimiento ganadero cercano al lugar del crimen.

Militares cuando visitaron a Don Pedro y le entregaron víveres y vestimentas.
Militares cuando visitaron a Don Pedro y le entregaron víveres y vestimentas.Por Carlos Almirón, corresponsal

El acta de imputación contra ambas personas es en razón de que existirían suficientes elementos que demuestren que se trató de un homicidio doloso con arma contundente, (presumiblemente palo), para acabar con la vida del abuelo de 105 años de edad, excombatiente de la Guerra del Chaco, según constancia del Centro de Reclutamiento y movilización, único documento que posea Don Pedro, ya que no tenía cédula de identidad.

Ambos ciudadanos fueron aprehendidos por uniformados policiales, tras versión de testigos que lo vieron en la tarde del domingo en el rancho del anciano.

Tras la declaración realizada por ambas personas en sede del Ministerio Público, surgen suficientes indicios comprometedores sobre la responsabilidad en los hechos investigados refiere parte del acta fiscal.

El Ministerio Público solicita un plazo de seis meses de investigación para la presentación del acto conclusivo refiere.

PUBLICIDAD

Los detenidos se exponen a una pena privativa de 20 años de cércel, pudiendo ampliarse aun mas según la investigación dijo el fiscal.

El acta de imputación fue presentado al juzgado penal de garantías de Fuerte Olimpo y se solicita la aplicación de prisión preventiva para ambos imputados, quienes permanecen recluido en la sede de la comisaría de esta comunidad, para después ser trasladados a la penitenciaria de Concepción.

El asesinato de Don Pedro enluto a toda una región, atendiendo que era enorme el cariño que las personas sentían por el abuelo, a quien lo llamaban “Moro Vai”.

El anciano vivía en un precario rancho de Karanday a unos 100 km de Olimpo a un costado del camino en plena selva chaqueña.

PUBLICIDAD

La población más cercana distaba de su vivienda unos 40 km, y en ese lugar rodeado de sus perros y caballo, Don Pedro en medio de su pobreza se caracterizó por brindar ayuda a las personas que circulaban por el sitio.

Cuando un vehículo quedaba empantanado en el barro, Don Pedro montado en su caballo y con un lazo ofrecía ayudar para sacar el móvil, en otras ocasiones ofrecía un plato de comida en medio de la precariedad en la cual vivía, es por eso que no se puede comprender por qué lo asesinaron, ya que nunca causó mal a nadie.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD