Delincuentes se alzan con G. 1.300 millones de una pareja en Caazapá

Una pareja fue interceptada en la zona de Loma Clavel, sobre la Ruta PY08, por asaltantes que a punta de armas largas, cortas y disparos, les obligaron a entregar de G. 1.300 millones en efectivo que iban a depositar en un banco de Villarrica, pues el BNF de Caazapá está cerrado por covid-19. La Policía dice que existen dudas sobre el monto declarado como robado.

Domingo Cardozo y su esposa, luego del susto que pasaron.
Domingo Cardozo y su esposa, luego del susto que pasaron.

CAAZAPÁ (Antonio Caballero, corresponsal). El violento hecho ocurrió a las 11:45 en la compañía Loma Clavel, ubicada a cuatro kilómetros de la zona urbana de esta capital departamental y el dinero era transportado por Domingo Cardozo, uno de los propietarios de la “Distribuidora Cardozo”, en una camioneta Volvo plateada, con matrícula HCO 982, en compañía de su esposa, cuyo nombre no trascendió.

La importante suma de dinero que la pareja declaró era producto de la venta de bebidas gaseosas y alcohólicas, que iba a ser depositada en un banco de Villarrica, al que tuvieron que dirigirse, pues la sucursal del BNF de Caazapá está cerrada por covid-19.

Domingo manifestó que los delincuentes le cerraron el paso, al momento en que disminuyó la velocidad para pasar una de las lomadas ubicadas frente a una escuela, con una camioneta Kia Sportage gris, con patente HCJ 535 y otro auto.

Del rodado bajaron tres hombres, con tapaboca y pasamontañas, armados con pistolas, ametralladoras y escopeta. Uno de ellos disparó con la escopeta contra camioneta, declaró Cardozo. Luego los otros asaltantes sacaron a la fuerza a la pareja del rodado, los obligaron a acostarse en el suelo para así apoderarse del dinero y huir.

PUBLICIDAD

La camioneta utilizada para el golpe fue encontrada abandonada en un camino vecinal de la compañía Cabayú Retã, distrito de Caazapá, a pocos metros de la ruta PY08.

Según el director de Policía departamental, comisario Elio Samudio, los autores serían cuatro delincuentes, de los cuales tres se bajaron y uno quedó en uno de los vehículos.

Expertos en balística examinaron la camioneta de la víctima, que recibió tres impactos de perdigones de escopeta calibre 12, mientras que la camioneta abandonada tiene una chapa que no le pertenece. Sin embargo, sobre el otro vehículo utilizado para el golpe no se tienen mayores datos aún.

El vehículo que utilizaban las víctimas para transportar la plata de la empresa es semiblindado, los neumáticos y otras partes del rodado son a prueba de balas, pero igualmente llama la atención la cantidad de dinero que transportaba sin guardia policial.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD