Exviceministra de Tributación debía controlar a clientes de su empresa

Marta González Ayala hizo constar en sus Declaraciones Juradas la tenencia de acciones en una empresa de auditoría durante los años en los que fue titular de Tributación. Las auditorías impositivas realizadas por la firma debían ser controladas por la institución que ella encabezaba.

Marta González Ayala, exviceministra de Tributación.
Marta González Ayala, exviceministra de Tributación.Archivo, ABC Color

En las tres declaraciones juradas de bienes y rentas que presentó durante los cinco años que estuvo al frente de la Subsecretaría de Estado de Tributación (SET), Marta González Ayala declaró entre sus mayores activos millonarias inversiones en la empresa Audicon.

Según lo que declaró la misma González Ayala ante la Contraloría, poseía inversiones por más de G. 5.614 millones en aquella firma que tiene como otro socio fundador a su esposo, Jacinto Santa María.

Audicon es una empresa que se dedica, entre otras cosas, a auditorías contables e impositivas. Precisamente, esas auditorías impositivas deben ser presentadas ante la SET, organismo que González Ayala encabezó durante casi cinco años.

Datos a los que accedió ABC Color señalan que durante esos cinco años, Audicon presentó auditorías impositivas en al menos 61 oportunidades. En 2013, cuando González Ayala llegó al cargo, fueron cinco auditorías. En 2014 realizó un total de 11; en 2015 la cifra subió a 16.

Para 2016, Audicon realizó 15 auditorías que presentó ante la SET; en 2017 fueron otras 11. En 2018, año en el que González dejó el cargo, fueron apenas tres las auditorías presentadas.

Gremios de contadores habían denunciado ya en 2014 que una serie de cambios introducidos por González en el registro de los auditores impositivos podrían haber beneficiado a su firma.

Audicon es además proveedora de varios entes estatales.

En 2017, nuestro diario publicó materiales sobre el crecimiento en la cantidad de contratos firmados por la empresa de González con entidades públicas, lo que generó su molestia.

Ya en ese entonces, nuestro diario preguntó públicamente a González Ayala si había vendido o no sus acciones de Audicon. Nunca respondió.

Tuvieron que pasar tres años y varias sentencias de jueces que ordenaron que la Contraloría publique las declaraciones juradas para saber que esas acciones seguían siendo de ella.

juan.lezcano@abc.com.py