Obispo pide celebrar la fe en la Virgen de Caacupé en familia, desde la casa

SAN JUAN BAUTISTA. El obispo de Misiones y Ñeembucú, monseñor Pedro Collar Noguera, pidió a los feligreses celebrar la fe en la Virgen de los Milagros de Caacupé en forma espiritual, desde la casa, en familia, para así evitar las aglomeraciones. Se pueden pagar las promesas con obras de caridad o visitas a los presos y los enfermos, dijo.

El obispo de Misiones y Ñeembucú, monseñor Pedro Collar Noguera, en su despacho.
El obispo de Misiones y Ñeembucú, monseñor Pedro Collar Noguera, en su despacho.Rafael Montiel, corresponsal

El obispo señaló que la Virgen María conoce los corazones de los fieles y el amor a su hijo Jesús. “En esta oportunidad, a raíz de la pandemia, nos pide vivir nuestra fe de una manera diferente”, expresó. Explicó la importancia de poner en práctica las tres virtudes teologales: fe, esperanza y caridad.

Añadió que por medio de la fe, el cristiano entra en comunicación con Dios, quien se acerca a la humanidad y se hace conocer al hombre a través de diversos acontecimientos. Esa es la respuesta a Dios: el encuentro, el intercambio; el diálogo entre Dios y el hombre es mediante la fe.

Lea también: Restricciones para Caacupé regirían desde este fin de semana hasta el 13 de diciembre

Subrayó que para que haya diálogo con el Creador tiene que haber una apertura hacia Dios y agregó que el cristiano tiene que responder al llamado del Señor con oración en forma personal y comunitaria, como así también con obras de bien.

“La fe en Dios debe reflejarse en nuestra conducta, en la moral, en la ética y en nuestro procedimiento”, explicó monseñor Collar Noguera.

Señaló que la fe también responde a la razón, lo que significa que la fe tiene que iluminar a la razón para que la vida, la conducta, se transforme en hacer el bien a la familia y a la sociedad, principalmente con ayuda a los más necesitados.

Con relación al fervor a la Virgen de Caacupé, monseñor Collar Noguera consideró una devoción de hace siglos y que por eso hay mucho entusiasmo en peregrinar y cumplir las promesas, pero este año será diferente a raíz de la pandemia.

“Lo que tenemos que considerar es que el fenómeno religioso, la devoción a la Virgen María es una manera de actuar de todo el pueblo desde hace siglos”, dijo el obispo.

Puntualizó que este año será celebrado de manera diferente, de manera más espiritual, porque la idea es evitar las aglomeraciones y cumplir con el protocolo sanitario, enfatizó monseñor Collar Noguera.

“Es lo que siente el obispo de Caacupé, monseñor Ricardo Valenzuela, y nosotros le apoyamos”, dijo Collar Noguera. Agregó que es necesario que esa fe en María se traduzca en una vida al servicio del prójimo, en hacer el bien y ayudar a los más necesitados.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.