Vacuna y agro, fundamentales el 2021 para recuperación, si políticos lo permiten

La calidad de la cosecha en rubros como la soja y otros, así como la llegada de la vacuna contra el covid-19 serán fundamentales a nivel económico para la recuperación económica proyectada para el próximo año tras la difícil situación que tuvimos este año. No obstante, una tumultuosa agenda política para el próximo año, con elecciones y designaciones en cargos claves, sumado a la falta de liderazgo del presidente Mario Abdo Benítez podrían impactar y afectar el crecimiento previsto, según consideran analistas.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/C3WKIHF5DZHG7HXPA7PUCNADGA.jpeg
Fernando Romero, ABC Color

El exministro de Hacienda, Manuel Ferreira Brusquetti, desde el lado económico y el exdiputado Sebastián Acha desde el punto de vista político, analizaron las perspectivas para el próximo año. Ferreira consideró que el inicio de las vacunaciones contra el covid-19 será fundamental para dar mayor apertura y permitir el retorno a sus actividades de muchos sectores económicos sin temor, así como también la calidad de la cosecha en el sector agropecuario será otra vez fundamental para generar ingresos para el país.

“En la medida en que se vaya recuperando la economía, esta vacuna juega un rol importante, porque elimina la incertidumbre y va a hacer que la gente posiblemente vuelva a irse a cenar, vuelva a irse a un restaurante, vuelva a comprar o lo que sea que haga con su dinero, y lo que esperamos es un tipo de cambio (dólar) más bajo el año que viene que este año, seguramente con una volatilidad importante”, sostuvo Ferreira.

“Posiblemente después de la cosecha, esta cosecha que obviamente esperamos que sea buena porque va a ayudar a apuntalar al resto de los sectores, y creemos que eso es lo que va a ayudar a que se recupere ese sector más afectado que es el sector comercial y el sector de servicios, que es donde se ha notado el mayor desempleo y los mayores impactos” por la pandemia de coronavirus, indicó el exministro de Hacienda.

Si embargo hay otra ecuación fundamental, la previsibilidad que pueda aportar el presidente Mario Abdo Benítez, que a nivel político demuestra un liderazgo casi inexistente y con decisiones ambiguas. Acha, en este sentido, recordó lo sucedido previamente a la Navidad, ya que el gobierno se retractó pocas horas antes de esa celebración y no prohibió los viajes al interior del país como lo había anunciado. “Vienen tomando una serie decisiones contradictorias y así es muy difícil cosechar económicamente cualquier tipo de fruto, eso es lo que tenemos que comprender, el daño que se hace desde la política a la economía y que se siente en este tipo de cuestiones”, comentó el exdiputado.

Ferreira recordó que si bien nuestro país tuvo una caída en su economía del 1%, es uno de los que menos cayó en la región y que para el próximo año se espera un crecimiento estimado de entre el 3,4 y 4,1%, lo que habla en números al menos de un panorama más alentador que el de este año.

También en comparación los vecinos, Brasil está empezando también a recuperarse en parte gracias al retorno de la inversión extranjera, lo que hace que el real se devalúe con relación al dólar, lo que también favorece al comercio fronterizo en zonas como Ciudad del Este, que cabe recordar tuvo caída en marzo del 90% de su actividad comercial, pero que ahora se está recuperando de a poco. Argentina es el que más difícilmente se levante, sobre todo porque ya venían arrastrando una situación complicada con una inflación muy elevada.

Este año, los rubros que fueron sostén de la economía fueron precisamente el de lo granos, entre ellos soja, maíz y otros, que pese a una cosecha tardía por culpa de la sequía tuvo como contrapartida positiva la suba de los precios internacionales de los granos. También el sector de obras fue fundamental. También, se logró una considerable estabilidad en el sector financiero, donde los bancos lograron mantener a los ahorristas pese al temor inicial que generó la pandemia.

Sin embargo, este panorama alentador estará supeditado también a los políticos y no solo por la actuación del presidente Abdo Benítez, sino también de los otros sectores políticos, tanto de la ANR como de la oposición. Acha recordó que el año entrante se deberá elegir a dos nuevos ministros de Corte, ante al retiro obligado por edad de Gladys Bareiro de Módica y Antonio Fretes. También en el Tribunal Superior de Justicia Electoral se deberá designar a los reemplazantes de Alberto Ramírez Zambonini (cupo del PLRA) y María Elena Wapenka (tercer espacio y que podría generar una disputa por el puesto entre varios sectores). Finalmente pero también sumamente importante, el cargo de Fiscal General del Estado, actualmente ocupado por Sandra Quiñónez.

Por este tipo de acuerdos es fundamentel por ejemplo el rol del Senado, que debe dar su acuerdo constitucional, mientras que Diputados también tendrán protagonismo con cargos como el de Contralor General de la República (CGR), ante el fin del mandato del colorado Camilo Benítez y también definir un nuevo Defensor del Pueblo. Todo esto mezclado con otro tema que requerirá del concenso pleno como es la Renegociación del Tratado de Itaipú y en pleno año electoral.

Acha destacó que Abdo actualmente demuestra un liderazgo prácticamente nulo, con un Horacio Cartes aplomado en su influencia política-económica, pero un tercer espacio dentro de la ANR, donde referente conocidos que no están a gusto con ningún sector están peleando espacios.

A todo esto hay que sumarle que el próximo es un año electoral por los comicios municipales y el Gobierno ya ha hecho algunas concesiones, como por ejemplo promover la liberación del diputado sospechado de vínculos con el narcotráfico, Ulises Quintana para posiblemente candidatarlo a la intendencia de Ciudad del Este y otros acuerdo.

El exdiputado también recordó que si bien el panorama y los liderazgos son un poco indefinidos en la ANR, en la oposición la situación es mucho peor, con un Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA) totalmente fragmentado y sumado a que con el resto de los partidos no existe ningún proyecto serio de oposición a la ANR a largo plazo.

Un aspecto que preocupa a Ferreira es el déficit fiscal, que caería a un 6% este año y se espera que se normalice al 1,5% que se tenía anteriormente con la Ley de Responsabilidad Fiscal recién para el 2024. “Este gobierno no va a entregar las cuentas fiscales como las encontró y esto es realmente un motivo de preocupación, un motivo alerta que hay que seguir mirando”, advirtió y dijo que desde el 2013, tanto el gobierno de Cartes como de Abdo Benítez vienen financiando el presupuesto en inversión en base a créditos y el gasto corriente con dinero de los ingresos del Estado, lo cual considera insostenible y debe de reformularse la estrategia.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD