Fiscala zacariista lleva vida de lujos

De tener nada la fiscala de Ciudad del Este Rosa Carolina Gadea pasó a llevar una vida de lujos. Tres años como representante del Ministerio Público en Alto Paraná le bastaron para comprarse casa en un lujoso barrio cerrado.

CAROLINA ROSA GADEA ROJAS
CAROLINA ROSA GADEA ROJASArchivo, ABC Color

La fiscala de Ciudad del Este Rosa Carolina Gadea, amiga del clan Zacarías Irún, es un caso digno de estudio.

De presentar declaraciones juradas en las que decía poseer nada, pasó a ser propietaria de una camioneta de lujo y una casa en el exclusivo Paraná Country Club. Todo esto mientras se encargaba de enfriar las denuncias abiertas contra los leales al clan Zacarías Irún.

Absolutamente nada

Gadea ingresó como funcionaria del Poder Judicial en 1993. Tardó cuatro años en cumplir con su obligación constitucional de presentar su Declaración Jurada de Bienes y Renta, pues la primera fue recién de 1997, de acuerdo a lo publicado en el sitio web de la Contraloría General de la República.

En ese entonces, dijo no poseer bien alguno, tampoco vehículos o ahorros.

Tres años más tarde, en enero del 2000, Gadea presentó una nueva DD.JJ., ya entonces como agente fiscal. En ese entonces, dijo poseer un automóvil valuado en G. 45 millones, cuentas de ahorro por G. 2 millones y dos lotes en Itauguá por valor de G. 18 millones.

Tenía deudas por G. 29 millones.

El gran salto

Apenas tres años más tarde, en 2003, la vida de Gadea Rojas era totalmente diferente. En ese entonces decía ser propietaria de un inmueble ubicado en el exclusivo y lujoso Paraná Country Club de Hernandarias, además de los dos lotes en Itauguá. Solo en inmuebles decía tener G. 220 millones, más otros G. 120 millones en ahorros, incluyendo una cuenta en dólares.

No tenía deuda alguna.

La vida de lujo

Para 2015, la fiscala Gadea Rojas declaraba una vida de lujos. Ese año decidió comprarse una lujosa Toyota Fortuner 0 km, tasada en cerca de G. 260 millones.

Su casa en el Paraná Country Club ya estaba valuada en más de G. 1.184 millones y tenía dos lotes en Itauguá y un inmueble en Lambaré.

A todo ello había que sumar otro inmueble de 75.200 metros cuadrados en Cecilio Báez que tasó en apenas G. 35 millones.

En ese entonces, Gadea ya era señalada por su fuerte vínculo con el clan Zacarías Irún, que administró durante años la intendencia de Ciudad del Este.

Es que su marido, Faustino Riveros, era funcionario de la comuna esteña durante los años en el que los Zacarías estuvieron al frente de la institución.

En 2014, publicaciones de ABC Color y de Ultima Hora daban cuenta de que era la encargada de investigar una denuncia contra funcionarios leales al clan que nunca corrió.

Varias causas que estuvieron en sus manos nunca corrieron y quedaron en el olvido. En esa misma época declaraba ya una vida de lujos.

Tal es su vinculación con los Zacarías que su nombre aparece incluso en el relatorio del pedido de pérdida de investidura del senador Javier Zacarías Irún.

juan.lezcano@abc.com.py