Empresa familiar del capitán Rafael Valdez fue intervenida por el Mades

La Granja Oñondivemi, donde el titular del Cuerpo de Bomberos Voluntarios del Paraguay (CBVP) Rafael Valdez es accionista, fue intervenida por el Ministerio del Ambiente y Desarrollo Sostenible (Mades) por supuesta tenencia ilegal de animales silvestres. Desde la firma familiar se defienden y sostienen que se trata de una persecución.

La Granja Oñondivemi fue intervenida por el Mades. Propietaria se defiende y sostiene que cuenta con todos los documentos.
La Granja Oñondivemi fue intervenida por el Mades. Propietaria se defiende y sostiene que cuenta con todos los documentos.gentilez

El Ministerio del Ambiente y Desarrollo Sostenible (Mades) remitió un informe a los medios de comunicación donde indican que durante una intervención en la Granja Turística y Educativa Oñondivemi, de la ciudad de J. Augusto Saldívar, constataron “la tenencia ilegal de animales silvestres”. De acuerdo al reporte, la verificación se realizó tras una denuncia recibida a través del portal del Sistema de Información Ambiental (SIAM).

La Granja es una SA, donde la señora Feliciana Bobadilla de Valdez es la accionista mayoritaria y está casada con Rafael Valdéz, presidente del Cuerpo de Bomberos Voluntarios del Paraguay (CVBP), cuyo hermano, Rubén Valdez, fue recientemente imputado y liberado por un hecho de supuesta sextorsión, que cobró estado público.

De acuerdo al Mades, las especies silvestres verificadas en el lugar fueron 3 Guacamayos rojos (Ara chloropterus), 3 Guacamayos azul y amarillo (Ara arauna), 1 Águila negra (Spizaetus tyrannus), 2 Monos aulladores (Alouatta caraya), 2 Monos capuchinos (Sapajus cay), 1 Coatí (Nasua nasua), 22 Tortugas de patas rojas (Chelonoidis carbonaria) y 1 Yacaré (Caiman yacare). La mayoría de los recintos donde se albergaban las especies mencionadas carecían de elementos para la distracción de los mismos (enriquecimiento de recintos), según el informe y que en el momento del procedimiento no contaban con la Declaración de Impacto Ambiental (DIA).

“Es una persecución”

Los directivos de la granja hicieron su descargo en las redes sociales, sosteniendo que cuentan con los documentos que les respalda para la tenencia de estos animales. “Estas acusaciones son totalmente falsas y sólo buscan dañar la imagen de una empresa familiar que con mucho esfuerzo está saliendo adelante luego de los meses de restricciones”, dice parte del descargo.

A su vez, Feliciana Bobadila, propietaria, dijo a ABC que todo se trata una persecución y que guarda relación con la situación de su cuñado, el capitán Rubén Valdez. “Es una calumnia. Estamos en regla y presentaremos todos los papeles que pidieron. Están haciendo una persecución a Rubén Valdez y de paso quieren empañar mi granja”, remarcó.