Buscan juicio oral contra ciudadano que pidió informes sobre la transnacional ADM

Alberto Coronel enfrenta una audiencia preliminar, bajo la imputación de revelación de información sobre la transnacional ADM. Ministros de la Corte salieron en favor de la firma norteamericana. El FBI enviará agentes para investigar supuesta corrupción de ADM en Paraguay así como a eventuales cómplices.

Abogados de la defensa técnica cuestionan imputación por pedir informes sobre la transnacional ADM.
Abogados de la defensa técnica cuestionan imputación por pedir informes sobre la transnacional ADM.ABC COLOR

El licenciado Alberto Coronel, quién ocupó cargos ejecutivos en la empresa norteamericana ADM, por espacio de 20 años, enfrenta en este momento una audiencia preliminar. La agente fiscal Alejandra Savorgnan pretende llevarlo a juicio oral por supuesta responsabilidad en el delito de revelación de secretos de la firma transnacional. El juez penal de garantías Raúl Florentín Cueto tiene la responsabilidad de decidir si admite o no el pedido del Ministerio Público.

La denuncia fue presentada por el equipo jurídico de ADM, integrado por el estudio de Enrique Bacchetta, senador y extitular del Jurado de Magistrados; Aldo Bacchetta, su hijo, plantea enjuiciamiento y condena del licenciado Alberto Coronel.

Las deliberaciones comenzaron en la mañana del lunes último, en Asunción, y se espera que terminen mañana; con posterioridad se tendrá la decisión del juez Raúl Florentín Cueto.

Según la abogada Vilma Días, la imputación que enfrenta Coronel es “una afrenta a nuestro sistema jurídico”.

Explicó que “el 19 de diciembre de 2014 inició una acción preparatoria ante el juzgado civil pidiendo información personal sobre el trabajo realizado en ADM. Coronel llegó a un acuerdo económico con la empresa para renunciar, pero la firma transnacional no cumplió su acuerdo”.

Enfatizó que “el acceso a información es un derecho con rango constitucional. Todo ciudadano tiene derecho a peticionar y acceder a datos que se relacionan con su persona. Alberto Coronel solicitó al juzgado información de su trabajo en ADM, correspondientes a los períodos 2009 y 2011”.

Agregó que “los abogados de la empresa, para frenar un reclamo laboral, plantearon una acción de inconstitucionalidad. La Fiscalía General del Estado se opuso al pedido, pero la Sala Constitucional de la Corte otorgó a la firma ADM su solicitud. El 3 de agosto de 2015, los ministros Óscar Bajac y Gladys Bareiro de Módica votaron a favor de negar un derecho constitucional. El ministro Antonio Fretes voto en disidencia”.

El abogado Daniel Alarcón, que integra la defensa técnica de Alberto Coronel, agregó que “en un proceso laboral anterior, la Corte Suprema también cometió un despropósito contra Alberto Coronel al anular dos juicios laborales que había ganado a ADM. En esa oportunidad votaron a favor de la transnacional las ministras Myrian Peña y Gladys Bareiro de Módica, con oposición del ministro Antonio Fretes”.

El abogado Alarcón puso de resalto que “Alberto Coronel pidió datos personales, no le entregaron y la fiscalía plantea imputación por revelación de información ¿Cómo puede revelar datos a los cuales no tuvo acceso? El estudio jurídico de Bacchetta, el Ministerio Público y algunos ministros de la misma Corte están manipulando un caso en favor de una firma transnacional”.

Juez penal de garantías Raúl Florentín Cueto.

Se aguarda a agentes del FBI

En febrero de 2020, Alberto Coronel se presentó ante la Embajada de Estados Unidos para plantear una denuncia contra ADM, ante la imposibilidad de ejercer sus derechos en Paraguay.

Basado en la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero (FCPA) el Departamento de Justicia admitió la denuncia.

Se designaron cuatro agentes del FBI y un fiscal para investigar en Paraguay presuntas prácticas corruptas de ADM y eventuales cómplices, que podrían ser los mismos ministros de la Corte que admitieron la violación de la Constitución Nacional para favorecer eventualmente a la firma ADM.

La corrupción imperante en el sistema político y judicial de Paraguay es un motivo de preocupación en los Estados Unidos.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD