Más entes públicos quieren sumarse a la repartija de extras a costa del pueblo

Tras destaparse la repartija de beneficios extra al personal al que accedió la mayoría de los entes públicos, desde algunas instituciones como Senacsa –que no fue beneficiada aún– saltaron a reclamar. Solo 9 instituciones ya suman unos G. 32.000 millones en plus.

LAS BONIFICACIONES PAGADAS HASTA EL MES DE ABRIL
LAS BONIFICACIONES PAGADAS HASTA EL MES DE ABRILArchivo, ABC Color

Cinco sindicatos del Servicio Nacional de Salud y Calidad Animal (Senacsa) solicitaron el pago de un subsidio por “ayuda alimentaria” de G. 2.500.000 a funcionarios permanentes y contratados, alegando que existen otras instituciones que fueron beneficiadas con ello. En una nota conjunta firmada por los cinco sindicatos se menciona, por ejemplo, a la Cámara de Senadores y de Diputados, el Ministerio de Hacienda y el BCP, que ya cobraron bonificaciones en plena crisis económica por la pandemia.

Los miembros de los sindicatos SINFPCS, Siprouse, Sinavet, Sinfucamse Sinfusenacsa solicitaron vía nota conjunta al presidente de la institución, Dr. José Carlos Martin Camperchioli, que autorice el pago del subsidio por ayuda alimentaria, de G. 2.500.000, a todos los funcionarios permanentes y contratados de la institución.

En la nota enviada este miércoles 5 de mayo anexaron además publicaciones periodísticas en las cuales se confirma el pago a entidades como la Cámara de Senadores, la Cámara de Diputados, el Ministerio de Hacienda, el Banco Central del Paraguay y la Dirección Nacional de Aduanas, y otras, para justificar el pedido.

En la misma solicitud los sindicatos argumentan que los trabajadores de todas las oficinas han demostrado “su alto espíritu de trabajo y patriotismo”.

El pago de beneficios adicionales al sueldo de los funcionarios en plena crisis sanitaria y económica ha generado críticas desde diversos sectores que han sacrificado de todo en medio de esta Pandemia. Los ciudadanos deben realizar todo tipo de colectas, polladas y venta de sus bienes para costear medicamentos, mientras otros están muriendo sin poder conseguir una cama en terapia, ni oxígeno.

Por otra parte, hay más de 260.000 compatriotas que perdieron sus empleos, miles de suspendidos laborales y cientos de empresas descapitalizadas y quebradas, suplicando por medidas económicas que les ayuden a reactivar sus negocios.

Según se pudo constatar, la mayoría de las instituciones públicas pagaron extras a sus funcionarios en medio de la emergencia. Al menos nueve instituciones públicas (ver cuadro) desembolsaron alrededor de G. 32.000 millones (casi US$ 5 millones) en beneficios adicionales como: ayuda escolar de G. 2.192.839 por cada hijo menor, ayuda alimentaria, gastos médicos extras, bonificaciones y gratificaciones, entre otros.

En Petropar, por ejemplo, pagan hasta por antigüedad, grado académico, peligrosidad, complemento salarial, remuneración adicional y extraordinaria, aún trabajando en cuadrillas.

Bacigalupo evita hablar sobre extras

“Sobre tu pregunta de las bonificaciones, el ministro de Hacienda, Óscar Llamosas, ya respondió por todos los ministerios la manera que se dan los pagos”, indicó ayer el área de prensa del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social (MTESS).

Esto, luego de que en medio de una presentación virtual sobre plan de cursos, ignoraran la pregunta hecha por este medio sobre las bonificaciones extras que otorgó dicha cartera en plena emergencia sanitaria y habiendo casi 300.000 desempleados afectados por la pandemia.

“Se le pasó a la presentadora la pregunta, pero ella por decisión propia no leyó”, señaló Meide Pérez, del área de comunicación.

El festín de las bonificaciones extras también llegó a las arcas del MTESS, a sabiendas de que en la actualidad miles de trabajadores que están sin empleo y posibilidades de llevar el pan a sus hogares.

Esta cartera estatal que debería velar por la protección del empleo, otorgó en concepto de subsidio familiar G. 2.000.000 por cada hijo menor a 181 funcionarios. En este grupo, 63 funcionarios percibieron G. 4.000.000 por este concepto y 12 funcionarios hasta G. 6.000.000. Solo por este concepto, la citada cartera desembolsó G. 536.000.000.

Además del subsidio familiar, pagó a 177 empleados un plus en concepto de bonificaciones y gratificaciones, que oscila entre G. 700.000 y G. 5.277.500, de acuerdo con el registro oficial. Estas bonificaciones costeadas con los impuestos del ciudadano costaron G. 360.447.220.