MOPC habría violado manual de DNCP

Los contratos de obras a “suma alzada”, como el del puente a Chaco’i y el de la franja Costera de Pilar, no se debían encarecer, según lo establecido en el manual de la Dirección Nacional de Contrataciones Públicas (DNCP). El documento resalta que el contratista “oferta un precio fijo y global a cambio de una construcción completamente terminada y en estado de funcionamiento” y que “este precio se mantiene invariable”. Pese a ello, el MOPC autorizó el encarecimiento de US$ 34 millones en las dos obras mencionadas. El puente Asunción-Chaco’i se encarecerá US$ 18 millones y la defensa costera de Pilar ya se infló US$ 16 millones respecto al monto adjudicado.

Arnoldo Wiens, ministro.
Arnoldo Wiens, ministro.

“En el Contrato a suma alzada, se paga al contratista un precio fijo y global en base a su oferta, repartida en plazos pactados previamente, de acuerdo con el avance de la obra. Este precio se mantiene invariable no siendo abonables, en principio, las modificaciones del contrato que sean necesarias para corregir errores u omisiones del proyecto”, resalta el manual de la DNCP que se basa en la ley vigente.

En este sentido, resalta que la oferta de la contratista se basa normalmente en un estudio del proyecto de ingeniería básico suministrado por la contratante, pero “los riesgos de errores en dicho proyecto se entienden asumidos por la contratista que debe por tanto realizar un estudio completo y exhaustivo del proyecto que le entrega la contratante y añadir en él todo aquello que considera que falte ya que la cifra de su oferta se considera cerrada una vez firmado el Contrato”, indica.

Asimismo, resalta que la empresa que resulte adjudicada solo puede cobrar exclusivamente por el monto global ofertado, incluyendo en él todos aquellos aspectos que en su opinión son necesarios para la correcta terminación y funcionamiento de la instalación, aunque no estuvieran incluidos en el proyecto recibido para el estudio de la oferta. “De este modo, el precio global ofertado no sufre variaciones por las modificaciones introducidas al proyecto, o por sus errores u omisiones”, asevera. ABC entrevistó sobre este tema al director de la DNCP, Pablo Seitz, quien ya abrió el paraguas para dar la razón al MOPC en el encarecimiento de las obras mencionadas. Si bien dijo que este tipo de obras no pueden tener sobrecostos, señaló que sí se pueden agregar obras adicionales “Si encarecen lo originalmente cotizado está mal. Si el MOPC le pide hacer más obras al contratista, se puede. Siempre que la obra adicional no se deba a un error o deficiencia del proyecto que hizo el constructor”, indicó.

Cuando se le reiteró que el manual dice claramente que en ningún sentido puede tener variaciones el precio si se licita con esta modalidad y que en todo caso, la empresa adjudicada asume los riesgos, mencionó: “La suma alzada no tiene regulación clara en nuestro país, como sí tienen en otros (países)”.

La franja costera de Pilar se adjudicó al Consorcio CTC, integrado por las firmas Construpar SA, Tocsa SA, Tecnoedil SA y Concret Mix SA, por G. 532.619 millones, pero terminará costando G. 638.667 millones (US$ 96,5 millones), es decir, tendrá un sobrecosto del 20% (US$ 16 millones). El puente Asunción-Chaco’i se adjudicó al Consorcio Unión, conformado por CDD Construcciones SA y la Constructora Heisecke SA, por G. 789.417 millones, pero terminará costando G. 906.000 millones (US$ 18 millones).

La entrevista inextensa, en ABC Digital.

En la edición de ayer publicamos la primera parte de la entrevista con el titular del MOPC, Arnoldo Wiens, donde abordamos varios temas como estos sobrecostos. En la edición de mañana sacaremos la segunda parte de la conversación sobre la “pasarela ñandutí”.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05