Sorprendente aumento patrimonial de fiscal que investiga a Hugo Javier

Un sorprendente crecimiento patrimonial registró el fiscal anticorrupción Francisco Cabrera en menos de un año, según el comparativo de sus DD.JJ. El agente, que debe investigar las irregularidades en la Gobernación de Central, a cargo del cartista Hugo Javier González, logró comprarse una camioneta valuada en más de G. 300 millones sin registrar deudas. Además, consiguió ahorrar G. 500 millones entre el 2016 y el 2019.

Martín Admen Gertopan junto al fiscal Francisco Cabrera.
Martín Admen Gertopan junto al fiscal Francisco Cabrera.Archivo, ABC Color

Francisco Manuel Cabrera Sanabria (39) ingresó en el año 2002 a la Fiscalía General del Estado como relator fiscal. Ocupó ese cargo por casi 14 años hasta ser nombrado en 2016 como director de Análisis de Información Estratégica del Ministerio Público.

A finales de 2018 es ascendido a agente fiscal, primero de la ciudad de Luque y luego de la Unidad de Delitos Económicos y Anticorrupción (UDEA). A su llegada a esta última dependencia comenzó a integrar el equipo de investigación de sonados casos en los cuales estaban involucrados seguidores del expresidente Horacio Cartes, como del destituido exsenador cartista Óscar González Daher y su hijo el concejal Rubén González Chaves; del clan Zacarías Irún de Ciudad de Este (excartistas), Ramón González Daher, entre otros.

Sugestivamente, Cabrera Sanabria es cuñado de Martín Admen Gertopan, mano derecha de Cartes, actual CEO de HC Innovations.

El 9 de julio pasado, la fiscala general del Estado, Sandra Quiñónez, también designó a Cabrera a integrar el equipo que debe investigar el escándalo de clonación de facturas en la Gobernación de Central, a cargo del cartista Hugo Javier González. Los comprobantes supuestamente apócrifos fueron usados para rendir G. 6.382 millones (US$ 1.000.000 al cambio de finales del año pasado) del fondo de emergencia por el covid-19.

Lo curioso es que González también tiene como principal padrino político al líder de Honor Colorado.

Millonaria adquisición

Según el portal de la Contraloría General de la República (CGR), Francisco Cabrera aparece con tres declaraciones juradas. La primera es de cuando aún era relator, la segunda al asumir como director y la tercera al llegar al cargo de fiscal.

En el primer documento presentado el 20 de abril de 2015, Cabrera manifestó tener activos por un poco más de G. 142 millones, integrado por dos depósitos de ahorro en dos bancos de plaza por G. 42 millones y diez acciones de G. 10 millones cada una, un total de G. 100 millones, en el estudio jurídico Francisco Cabrera SA. No declaró pasivos ni deuda alguna.

Sus ingresos mensuales en 2015 eran de G. 10.972.300, mientras que sus egresos en forma mensual no superaban G. 3.550.000.

En la segunda declaración, presentada el 21 de marzo de 2016, casi un año después con relación a la primera, Cabrera Sanabria aumentó considerablemente sus activos a G. 457 millones. Esto porque aparece la adquisición de una camioneta Toyota Hilux, año 2015, valuada en más de G. 306 millones.

Sus depósitos de ahorros bajaron a G. 10.500.000 con respecto a once meses antes. Sin embargo, dijo tener en efectivo G. 10 millones y continuaba con sus acciones por G. 100 millones en Francisco Cabrera SA, como otros activos.

Lo curioso es que Cabrera Sanabria adquirió el lujoso vehículo sin registrar deuda alguna, aunque menciona una cuenta a pagar de G. 150 millones con su padre, Aníbal Cabrera Verón (+), exdelegado de Gobierno en el departamento de San Pedro durante la presidencia de Andrés Rodríguez; ex fiscal general del Estado (1996-2000), expresidente del Tribunal de Ética del Poder Judicial y expresidente de Tribunal Electoral Partidario de la ANR.

A partir de la deuda, el patrimonio neto de Cabrera quedó entonces en un poco más de G. 277 millones, ya casi duplicando su capital patrimonial del año anterior.

En cuanto a sus ingresos también aumentaron en 2016. Pasó a ganar G. 17.806.000, mientras que sus egresos se mantuvieron en G. 3.550.000, de acuerdo a la documentación.

Regalos de su padre

El fiscal Cabrera, al ser consultado sobre su crecimiento patrimonial, afirmó que la camioneta declarada en 2016 la compró su padre. Se hizo (la compra) en tres pagos y generé una deuda con él, dijo.

Señaló que el arreglo con su papá fue que le daba la mitad (para la compra de camioneta) y la otra mitad la pagaba a él (a su padre).

Al consultársele por qué seguía declarando en 2019 la deuda pese al fallecimiento de su papá, respondió que sus hermanos eventualmente pueden reclamarle, pero no cree que lo hagan. Indicó que los G. 500 millones también fueron un regalo de su padre. “Ese monto mi padre nos dio a los tres hermanos por igual”, respondió.

Añadió que no registra variación en sus gastos porque aún vive en la casa de sus padres. “La mayor parte de los gastos corrientes sigue pagando mi mamá”, señaló.

En menos de tres años ahorró G. 500 millones

La tercera declaración jurada (DJ) de Francisco Cabrera corresponde al 20 de febrero de 2019 al asumir como fiscal. Se presentó casi cuatro años después de la primera y casi tres de la segunda.

En este documento, el nuevo fiscal declaró activos por G. 1.007 millones, integrado por ahorros de G. 546 millones, siendo el más importante el de G. 500 millones en una cooperativa. También manejaba G. 10 millones en efectivo y a la camioneta Toyota Hilux 2015 de G. 306 millones sumó una motocicleta BMW 2018, valuada en G. 45 millones. Otro activo aún registrado eran sus acciones por G. 100 millones en Francisco Cabrera SA.

En cuanto a sus pasivos, Cabrera Sanabria manifestó entonces tener aún la deuda íntegra de G. 150 millones con su padre (fallecido en 2017, dos años antes) y con una casa comercial por G. 42 millones, siendo la cuota mensual G. 1.200.000. Su patrimonio neto quedó en más de G. 835 millones, casi cinco veces más con relación al 2015, según la declaración jurada.

Un punto curioso es que Cabrera en esta última DJ también aumentó sus ingresos a G. 27.706.000, integrado por su remuneración, intereses cobrados y otros. Sin embargo, sus egresos no variaron de G. 3.550.000; es decir, continuaba gastando igual que hace cuatro y tres años, respectivamente.