Tenía 22 procesos por estafa y logró que le abran una offshore

El 9 de febrero del año 2016 fue allanado un dúplex en Asunción y arrestaron a una pareja que creyeron era argentina. La mujer tenía cuatro identidades distintas y en poder de ambos hallaron títulos de propiedad falsos, tarjetas de crédito y débito así como cheques presuntamente adulterados. Según la policía, la señora tenía 21 procesos pendientes pero eso no impidió que la empresa SFM Corporate Services fundada en Suiza, le abriera su propia offshore: Garden South, o Jardín del Sur.

Claudio Gustavo Cabilla y Prisca Ortigoza Cardozo, el día de su detención.
Claudio Gustavo Cabilla y Prisca Ortigoza Cardozo, el día de su detención.ABC COLOR

En la primera quincena de febrero del 2016 fue allanada una residencia en las inmediaciones del Centro Paraguayo Japonés y ahí fue capturada una pareja de nacionalidad argentina. Sobre ambos pesaban órdenes de detención y los investigadores contaban con información de que estaban por salir del país rumbo a Argentina.

Ambos detenidos fueron identificados como los argentinos Claudio Gustavo Cubilla y Sara Beatriz Coronel, con causa abierta por invasión de inmueble ajeno. Pero gran sorpresa se llevaron los intervinientes cuando descubrieron que quien parecía llamarse Sara Beatriz Coronel también tenía otros documentos con el nombre Teresa Dejesús Sánchez y Verónica Cabrera Fretes. Tras los análisis dactilares descubrieron que en realidad la mujer que tenía tres identidades distintas contaba con una cuarta identidad original: se llamaba Prisca Ortigoza Cardozo, de 50 años de edad.

Además de tener una diversidad de identidades, la mujer sorprendió al descubrirse que contra ella había nueve órdenes de captura en la Fiscalía, nueve procesos pendientes en juzgados y dos reiteraciones de captura por rebeldía. Entre los delitos que le atribuían figuraban estafa, defraudación, producción de documentos de contenido falso y apropiación.

Alquilaban mansiones y las vendían

Entre los damnificados por las actividades de Prisca Ortigoza Cardozo figuraban, por ejemplo, el farandulero Maxi Campana y su familia, quienes habían sido supuestamente estafados por valor de US$ 160.000. Según el Ministerio Público, usaba sus diferentes identidades para fines variopintos: abrir cuentas bancarias, comprar vehículos y celebrar contratos de alquiler de costosos inmuebles todos equipados.

Según los investigadores, escogían una propiedad (generalmente casas, departamentos o dúplex), pagaban hasta 3 meses por adelantado el alquiler, fraguaban los títulos y vendían lo ajeno. Concretaban sus transacciones y desaparecían con el dinero mientras sus víctimas descubrían que habían sido estafadas cuando iban a tomar posesión de las propiedades...¡ajenas!.

Un tendal de estafados quedó al paso de ese modus operandi, incluyendo a los verdaderos dueños de las propiedades, a los compradores de buena fe y a aquellos a quienes les robaron su identidad y figuraron como estafadores durante mucho tiempo para los registros comerciales. Entre las afectadas por la usurpación de identidades figuraban modestas compatriotas del interior del país.

Para quienes ya se espantan cómo esta pareja pudo estafar durante tanto tiempo a tanta gente, la historia llegó más lejos.

Los suizos y Garden South

SFM Corporate Services es una de las proveedoras financieras y consultora de empresas más importantes del mundo de las finanzas internacionales. SFM Group fue fundada en el 2006 en Suiza y ofrece formación de empresas y servicios administrativos. Actualmente opera desde los Emiratos Árabes Unidos y tiene oficinas en las islas africanas de Seychelles, Hong Kong y otras jurisdicciones. SFM fue contactado por el ICIJ y dijo que no discutirían detalles de sus clientes y que ellos, al igual que otros de su mismo rubro, solo proveen servicios, incluyendo a terceros como directores nominales.

SFM también cayó en las redes de doña Prisca. La señora logró convencer al proveedor financiero que le abra su propia offshore a la que domicilió en la ciudad de Panamá, se iba a dedicar al comercio de propiedades, muebles, incluyendo rentas y servicios de administración.

El nombre: Garden South SA (Jardín del SUR SA), según consta en el documento de ocho páginas firmado por doña Prisca, en el cual se consignó que la señora vivía en el piso 16 del edificio Planeta y las documentaciones debían ser dejadas en portería. El consentimiento fue firmado el 12 de julio del 2012.

SFM le creyó, le asignó sus funcionarios como directivos y signatarios de la empresa. No solo los suizos le creyeron, también fueron legitimados por un bufete jurídico panameño de nombre Cambra La Duke & Co, especializados en dar servicios de primera línea para empresas offshore.

La señora Prisca fue condenada en el 2017 a siete años de cárcel... pero llegó a tener su propia offshore. Nuestro diario la contactó para tener su versión pero se negó a hablar con nuestros periodistas. También contactamos con el bufete jurídico panameño según los correos que publican en página para tener su versión pero no obtuvimos respuestas. Estamos abiertos a cualquier aclaración sobre el caso.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.