Exitoso proyecto garantiza mercado a 30.000 pequeños sesameros

Gracias al exitoso proyecto Inopar que impulsan Senave, MAG, IPTA, con apoyo de la Jica se asegura mercado para unos 30.000 pequeños productores de Sésamo en el Japón, por lo que se apunta a duplicar área de siembra del rubro, según se informó en rueda de prensa, durante la presentación de un informe, en el local del ente sanitario, en San Lorenzo.

Gilberto Ozorio, presidente CAPEXSE; Rodrigo González, titular del Senave; Yasushi Fukui, representante Residente de la JICA en Paraguay;  Taigo Endo, experto asesor de JICA.
Gilberto Ozorio, presidente CAPEXSE; Rodrigo González, titular del Senave; Yasushi Fukui, representante Residente de la JICA en Paraguay; Taigo Endo, experto asesor de JICA.

Luego del riesgo la pérdida del mercado japonés para las exportaciones de sésamo, entre 2009 y 2015, tras el rechazo de varios cargamentos de dicho producto enviados desde nuestro país, por presentar contaminación con residuos agroquímicos, por encima del nivel permitido por las normas niponas, mediante un trabajo técnico se logró conservar y asegurar dicho destino.

Mediante el proyecto para el mejoramiento de la inocuidad de rubros agrícolas de exportación para pequeños productores (Inopar), que impulsan varias instituciones con el apoyo de la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA), mediante capacitaciones a productores, técnicos y extensionistas, se logró reducir la detección de trazas de agroquímicos y se aumentó el volumen de venta y producción beneficiando a unos 30.000 de pequeños productores, según informó el titular del Servicio Nacional de Calidad y Sanidad Vegetal y de Semillas (Senave), ingeniero Rodrigo González.

El mismo destacó que Paraguay es el cuarto exportador latinoamericano del rubro, posición que se logró superando desafíos, mediante la cooperación de varias instituciones y el sector privado.

Tras la detección de residuos de agroquímicos por encima del límite permitido, se produjo una fuerte caída del volumen de exportación, por lo que Paraguay solicitó cooperación al Japón para resolver el problema, con miras a mejorar el sistema de control de calidad de la cadena productiva del sésamo y así asegurar el cumplimiento de los estándares internacionales.

Explicó que mediante el proyecto Inopar se fortaleció la capacidad de inspección del laboratorio pertinente, del Senave, y se logró el objetivo, estableciendo estándares de uso de agroquímicos y límites máximos residuales en sésamo y se capacitó a pequeños productores para un manejo adecuado del cultivo y los plaguicidas.

Por su parte, el presidente de la Cámara Paraguaya de Exportadores de Sésamo (Capexse), Gilberto Ozorio, celebró la eficiencia del proyecto Inopar, porque ayudó a impulsar el aumento de las exportaciones, que fue del 53,6%; y también, a la generación de ingresos de divisas del sector que este año arrojará la mejor cifra desde el 2014. Indicó que al cierre del mes pasado Paraguay exportó 30.856 toneladas de sésamo al mercado internacional.

El representante de Capexse estimó que la producción de sésamo el año pasado cubrió unas 50.000 hectáreas y este año la meta es poder llegar a unas 100.000 hectáreas, actualmente se estima que existen entre 30.000 y 40.000 pequeños productores del rubro.

Algunos logros del proyecto

Según los datos, el proyecto Inopar que involucra a la JICA, Senave, Ipta y MAG, registró un incremento del 43% en la cantidad de análisis de residuos de agroquímicos y otros realizados en el rubro, en comparación con el inicio el proyecto, en 2017, lo que a su vez arrojó una disminución en la tasa de detección del agroquímico carbaril, de un 17% en 2016 al 1,1% en el 2020.

Igualmente, se logró la disminución en la tasa de detección del agroquímico fipronil del 3,2% que se tuvo en 2016 al 0,5% en el año 2020.

Durante la presentación el informe, se destacó la donación de equipos e insumos al laboratorio del Senave por más de US$ 1 millón, incluyendo un cromatógrafo líquido con detector de masa TQ y un Cromatógrafo de gases con Espectómetro de masas (para detectar agroquímicos, metales pesados, etc.)

El proyecto Inopar permitió realizar capacitaciones de técnicos paraguayos en Japón en torno a la realización de ensayos químicos y al menos 12 eventos de capacitación y apoyo a productores de sésamo, en San Pedro, Concepción, Amambay, Misiones, Itapúa, Canindayú y Caaguazú.

El sésamo en Paraguay

La semilla del sésamo se adapta perfectamente al modelo de producción de la agricultura familiar campesina de Paraguay y representa uno de los rubros de renta más importante de ese estrato. El ingreso para el campesino varía entre G. 600.000 y 3.000.000 por hectárea, mientras que el sésamo que se realiza con producción mecanizada alcanza cerca de G. 4.000.000 por hectárea, según estimación del MAG.

El sésamo es una oleaginosa con alta demanda en la gastronomía internacional. con un consumo mundial en crecimiento. Paraguay cuenta con buenas condiciones agroecológicas y climáticas para la expansión del cultivo con posibilidades de potenciar la producción orgánica.

Según datos de Capexse hay 20 empresas que participan en la exportación a unos 30 mercados, trabajando a nivel local en la promoción, comercialización e inclusive apoyo financiero, otorgan garantías al proceso productivo de este rubro. La siembra del sésamo empezó en los 90 en Paraguay y avanzó hasta convertirse en uno de los principales para pequeños productores. Japón fue desde el inicio uno de los mayores destinos de exportación.

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05