Pavão irá a Brasil “para morir”, dice abogada

Laura Casuso, abogada del narcotraficante condenado Jarvis Chimenes Pavão, dijo que será extraditado “para morir en las cárceles de Brasil”. Amenaza con que, antes que se cumpla la extradición, revelarán información importante sobre el Estado paraguayo.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/CYT6ECC5QBD7PIODIXHVGEI65A.jpg

A su criterio, la jueza Lici Sánchez hizo lugar al tercer pedido de extradición por parte del gobierno de Brasil, “sin correr traslado a la defensa. Es causal de nulidad absoluta”, dijo a ABC Cardinal.

Además, acusó a la Policía Nacional de impedir que su cliente hable con la prensa, ya que, según argumenta, le piden una orden judicial, siendo que él está condenado en libertad de comunicación en la Agrupación Especializada. “No necesita otra autorización más que del dueño de casa, la Policía, porque él está en libre comunicación”.

A su criterio, las autoridades paraguayas “no quieren que hable”, ya que se encuentra a pocos meses de su extradición y presume que temen que diga lo que sabe. “Tienen el engañoso concepto de que si lo envían a la extradición, él se va a quedar de brazos cruzados, pero la prensa va a tener todas las documentaciones” sobre la información que maneja, advirtió.

PUBLICIDAD

La profesional de las leyes dijo que Jarvis tiene a su familia en Paraguay, sus hijos son nacidos en Paraguay, por lo que “se está mandando a un ciudadano paraguayo a morir a las cárceles brasileñas”. Supuestamente, un alto mando policial le dijo, que según datos de sus pares brasileños, Jarvis no duraría más de seis meses en una cárcel de Brasil.

“El Estado paraguayo, por el capricho de unos, va a enviar a un ciudadano paraguayo violando todos su derechos; lo van a enviar allá a morir”, reiteró.

Expuso que cuenta con información de que “el Estado paraguayo cometió ejecuciones y yo tengo documentos para probar”. Precisó que esos documentos están repartidos en el país y en el extranjero, no los tiene consigo porque había sido amenazada de muerte cuando Francisco de Vargas era ministro del Interior. “No sería extraño que me quieran hacer desaparecer”, asegura la letrada.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD