Al rescate de las escalinatas

El Centro Histórico de Asunción coordina trabajos de restauración de las escalinatas de Antequera y de Tacuary. Además, hay una iniciativa para revitalizarlas con actividades culturales como ciclos de cine al aire libre y ferias de libros.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/S57K62PWRRFLVOVLQAJT7AKI24.jpg

Esta semana, chicos de la escuela taller de la Comuna capitalina trabajaron en la restauración de la Escalinata de Antequera y Castro, así como la de Tacuary de Asunción. Estos trabajos estuvieron liderados por las restauradoras Alicia Vega y Marta García, a raíz de un programa emprendido por la Dirección de Centro Histórico de la Comuna.

El paseo capitalino se veía deslucido: lleno de grafitis, roturas en el piso y los canteros, despintado, ya sin bancos y además maloliente, usado por vagos y drogadictos como guarida, por lo cual las personas que iban del colegio o trabajo –al mediodía o cualquier momento de la jornada– para distenderse en el lugar dejaron de frecuentarlo. Hace poco la escalinata volvió a cobrar fama por ser una de las locaciones de la película nacional “Los buscadores”.

PUBLICIDAD

Carla Linares, directora de Centro Histórico de Asunción, comentó que el proceso será complejo, puesto que no solo pretenden restaurar las dos escalinatas, sino revitalizarlas con actividades que involucren a varios actores sociales como los vecinos y otras organizaciones.

La obra base de Antequera se concluiría aproximadamente en tres semanas, pero la iluminación y hermoseamiento llevarán más tiempo. Linares indicó que vieron las fotografías de cómo era anteriormente y tratarán de hacer la restauración lo más fiel posible con materiales similares, por lo que extrajeron todo lo que estaba de más.

La idea en esta parte es convertir en jardines los costados del paseo. Por otra parte, las obras en la escalinata de Tacuary durarían aproximadamente seis meses, por el tipo de trabajo que merece la reconstrucción de los leones y varios fragmentos de la obra, explica Linares.

La escalinata de Antequera había sido restaurada por última vez en 2015 con un costo de G. 600 millones, destinados a trabajos de equipamiento urbano como bancos, basureros y pérgolas, pintura integral, iluminación e instalación de jardines, lo cual soportó menos de dos años, puesto que el año pasado ya se encontraba bastante deteriorada.

La arquitecta Linares comentó que las obras quedaron inconclusas y se utilizaron materiales diferentes a los originales. Además, una vez que los trabajadores la hermosearon y abandonaron la zona, fue difícil lidiar con los vagabundos que la ocupaban.

Añadió que además ya enviaron tres notas a la Administración Nacional de Electricidad (ANDE) para que reponga los alumbrados que quedaron destruidos y hasta el momento no hubo respuesta.

Señaló también que la rotura de los focos se debió en varias ocasiones a inadaptados y que en el sitio, a la hora del inicio de las obras, encontraron a 17 ocupantes, que usaban los bancos como cama, lo cual les replanteó la necesidad de no solo arreglar la zona sino de mantenerla activa.

La directora del Centro Histórico no supo precisar a cuánto ascendería el gasto total del proyecto. Sostuvo que están trabajando con materiales de la Municipalidad y cuentan con la contribución de la escuela taller San Roque y de la Comuna para la mano de obra.

“Por un lado, los chicos están aprendiendo mientras hacen las restauraciones y, por otro lado, colaboran con nosotros. Es una unión de varios sectores y cada vez que necesitamos algo vamos comprando, diría que es por el tipo de proceso que estamos llevando; todos aportan y no es que solo se llama a licitación, viene la empresa, termina la obra y se va”, manifestó.

Tras notar que reparar estos lugares emblemáticos de la capital no era suficiente, conformaron un grupo denominado “Los amigos de la escalinata”, que incluye a vecinos y organizaciones como cooperativas, además del Museo de Arte Sacro, que está en las inmediaciones, para organizar actividades varias.

Así lograron coordinar eventos como ciclos de cine al aire libre, con el auspicio de la Secretaría Nacional de Cultura; además, montarán mercaditos y ferias de libros. “Esos procesos son largos y lentos, porque nosotros desde la dirección de Centro Histórico queremos un trabajo cooperativo”, puntualizó.

 

 

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD