Una mano al correligionario

Dos ministros liberales de la Corte Suprema de Justicia le dieron una mano a su correligionario, el diputado Víctor Ríos, al suspender los efectos de una ley y una resolución que lo inhabilitaban para seguir como rector de la Universidad Nacional de Pilar

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/53MZSRX4WFAP5JKBRXXT5EXUE4.jpg

Este jueves salió a la luz una resolución de la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia con respecto a la acción de inconstitucionalidad que había sido planteada por el diputado liberal por el Ñeembucú Víctor Ríos Ojeda contra la ley 4995 de Educación Superior y contra una Resolución del Consejo Nacional de Educación Superior (Cones).

Básicamente, tanto la ley como la resolución del Cones impedían que Ríos Ojeda pudiera seguir ocupando el cargo de rector de la Universidad Nacional de Pilar (UNP) al mismo tiempo que ocupara un escaño en el Poder Legislativo.

Ante esta situación, Ríos planteó una acción de inconstitucionalidad para seguir aferrado al cargo de rector de la casa de estudios y a su nada despreciable sueldo dentro de la UNP.

Tras varios meses de dilación y a días de que entre a regir un permiso sin goce de sueldo que había solicitado Ríos tras los cuestionamientos por su doble remuneración, la Sala Constitucional de la Corte Suprema emitió una resolución favorable al legislador.

En la resolución, la Sala Constitucional hace lugar a la suspensión de los efectos de la ley de Educación Superior y de la resolución que había emanado al Cones y que impedían a Ríos seguir como rector de la UNP. Esta suspensión durará hasta que la máxima instancia judicial estudie el fondo de lo planteado por Ríos.

La resolución fue firmada por los ministros de la Corte Suprema de Justicia Miguel Oscar Bajac y Sindulfo Blanco, ambos liberales y correligionarios de Víctor Ríos. El tercer firmante es el magistrado Carlos Escobar Espínola.

De esta manera, los ministros liberales de la Corte Suprema de Justicia le dieron una mano a su correligionario. Ríos había conseguido de forma previa apartar a los ministros Gladys Bareiro, Antonio Fretes y Miryam Peña, quienes son los integrantes originales de la Sala Constitucional de la Corte; es decir, consiguió armar una sala que lo terminaría favoreciendo.

Documentos a los que tuvo acceso ABC Color dan cuenta de que Víctor Ríos volvió a percibir su sueldo como rector, profesor e investigador en la Universidad Nacional de Pilar (UNP), a pesar de que hace dos semanas había asegurado que ya no percibiría remuneración alguna en la institución.

Según los documentos filtrados por fuentes que solicitaron el anonimato por temor a posibles represalias, el pago de los haberes correspondientes al mes de octubre para Ríos tuvo lugar el lunes 24 de octubre.

El legislador liberal recibió remuneraciones como rector, investigador especializado, dos rubros como profesor y dos bonificaciones como rector. El monto presupuestado total era de G. 34.271.548, de los cuales cobró G. 25.725.526, tras los descuentos correspondientes.

Hace apenas dos semanas y tras numerosos cuestionamientos, Ríos decidió pedir permiso sin goce de sueldo al cargo de rector de la UNP. El legislador cobra como diputado y en la universidad la suma de G. 68.032.653. mensuales.

El abogado José María Mora había solicitado hace algunas semanas a la Fiscalía Anticorrupción acelerar el proceso de investigación contra Ríos tras las denuncias presentadas por una serie de irregularidades que se habían detectado en la UNP.

El abogado Mora expresó que hace tres años ya había radicado la denuncia contra el diputado liberal Ríos, quien durante el gobierno de Fernando Lugo se desempeñó como ministro de Educación. Ahora que ha salido a luz nuevamente que desde el año 2015 el legislador volvió a percibir su salario como rector de la Universidad Nacional de Pilar (UNP), Mora vuelve a exigir a la Unidad Anticorrupción, a cargo del fiscal Ígor Cáceres, que se investigue al parlamentario.

En conversación con la redacción digital de nuestro diario, el diputado Víctor Ríos reconoció que efectivamente percibió las remuneraciones correspondientes al mes de octubre en la UNP. Sin embargo, el legislador justificó la cuestión.

“El permiso se otorgó después de que se enviaran las planillas del mes de octubre, por lo que está en vigencia desde el 1 de noviembre. Todavía estoy al frente del Rectorado”, afirmó el diputado pilarense.

Cuando anunció el permiso sin goce de sueldo que había solicitado, el legislador aseguró que el mismo duraría hasta que la Corte Suprema de Justicia dirimiera sobre la acción de inconstitucionalidad que había presentado contra una resolución del Consejo Nacional de Educación Superior (Cones), que prohibía que todo parlamentario asuma cargos como los que él ocupa. Sin embargo, este miércoles afirmó que el permiso será hasta diciembre de este año.

Es decir, Ríos no cobrará sus remuneraciones de la UNP solo durante dos meses: noviembre y diciembre. “Para tu tranquilidad, desde noviembre no ejerzo el cargo”, señaló al equipo periodístico de ABC Color, olvidando que en realidad es a los estudiantes y a la ciudadanía a quienes debe explicaciones sobre sus múltiples remuneraciones.

El legislador aseguró que espera que en ese tiempo ya existan resoluciones sobre su acción de inconstitucionalidad y que si no fuera así, recién ahí analizará qué opciones seguir. Dejó en claro que no piensa renunciar al cargo. “¿Por qué debería hacerlo?”, cuestionó.

Acerca de que Víctor Ríos no puede ser diputado y rector al mismo tiempo, recordemos que el presidente Cartes promulgó, en noviembre del año pasado, la ley que inhabilita a legisladores y magistrados judiciales a ser rectores, decanos o administradores de universidades públicas.

La Ley 5534/15, en su artículo 1º expresa: “A los efectos de lo establecido en los artículos 196, segundo párrafo, 241 y 254 de la Constitución Nacional, se entenderá como ejercicio parcial de la docencia y la investigación científica solo aquel que se realiza en horas cátedra y como educador e investigador de una institución educativa”.

Luego de la sanción de la Ley 5534, el diputado Víctor Ríos dijo que esta no le afectaba “porque está protegido por la ley general de Educación” por lo que continuará como rector. Y continuó.

Pero he aquí que tampoco la ley general de Educación le protege, al contrario, refuerza el espíritu y la letra de la Ley 5534/15 que le prohíbe las funciones de legislador y de rector al mismo tiempo.

El Consejo Nacional de Educación Superior (Cones), en su sesión ordinaria del 26 de noviembre de 2015, dictó la Resolución Nº 91/2015 “Que reglamenta el inciso “Ñ” del artículo 9 de la Ley Nº 4995/2013, de Educación Superior”.

De acuerdo con la citada ley, el Cones, por el inciso “Ñ” del artículo 9, tiene la función de “elaborar el régimen de inhabilidades e incompatibilidades para el ejercicio de los cargos directivos de Instituciones de Educación Superior”. (Ver facsímil)

El artículo 1º de la Resolución 191/2015 expresa: “...no podrán ser electos, designados, nombrados o ejercer el cargo de rector o director general de Universidades o Institutos Superiores –públicos o privados– y de otras entidades sujetas a la Ley de Educación Superior, mientras permanezcan en el ejercicio de sus funciones, las siguientes autoridades: (Aquí una larga lista entre las que se incluyen, en primer lugar, “los miembros titulares de las Cámaras de Senadores y Diputados).

O sea, el diputado liberal Víctor Ríos no puede ser rector. Viene –aunque ahora esté con permiso– ejerciendo el cargo de espaldas a la ley con una jugosa remuneración que, junto con algunas actividades en la UNP en las que se nombró a sí mismo, percibe casi quinientos millones de guaraníes anuales.

Durante el ejercicio 2012, el diputado liberal Víctor Ríos no solo ocupó el cargo de rector en la Universidad Nacional de Pilar (UNP), sino que también ocupó cargo de docente investigador y docente en varias asignaturas de las facultades de Derecho, Ciencias Políticas y Sociales; y Ciencias Contables, Administrativas y Económicas.

Estas múltiples asignaciones valieron para que el político liberal percibiera ese año un total de G. 357.355.338, una suma que podría haber sido mayor de no ser por el hecho de que Ríos cobró solo seis meses de su sueldo como rector ya que se encontraba de permiso para poder ocupar el cargo de ministro de Educación y Cultura.

El único problema, de acuerdo a una auditoría realizada por la Contraloría General de la República (CGR), es que Ríos no solo cobró por impartir clases a las que no asistió sino que violó la propia normativa de la casa de estudios.

Ríos era titular de la asignatura Quiebra, correspondiente al cuarto curso de la carrera Auditoría y Contaduría Pública de la Facultad de Ciencias Contables. En el segundo cuatrimestre de 2012, esa materia tuvo un total de 26 clases. Solo en dos oportunidades las planillas no fueron firmadas por la auxiliar.

Es decir, Ríos no asistió al 92% de las clases asignadas para ese cuatrimestre. Aún así, de acuerdo a documentos de la UNP y al informe final de la CGR, percibió la totalidad de su sueldo de ese periodo.

En otra materia que tenía a su cargo, no asistió a siquiera una sola clase. En otras irregularidades, la Contraloría General de la República también había detectado el pago de millonarios montos por investigaciones que en realidad nunca existieron.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.