Con pocas gotas de sangre y tu voluntad, ayudarás a salvar vidas

Ofrendando el líquido rojo, que fluye por tus arterias, tenés la posibilidad de salvar vidas. Con una sola donación de sangre que hagas, podés ayudar a personas que verdaderamente necesitan; entonces, solidarizate, despertá tu voluntad y doná tu sangre.

Donando una pequeña cantidad de líquido rojo, que tu corazón bombea, podés salvar la vida de alguien.
Donando una pequeña cantidad de líquido rojo, que tu corazón bombea, podés salvar la vida de alguien.

En muchos hospitales de nuestro país, se necesita sangre para aquellas personas que serán sometidas a una intervención qirúrgica, a causa de haber sufrido un accidente grave o padecer alguna enfermedad que requiere una transfusión. Donando una pequeña cantidad de líquido rojo, que tu corazón bombea, podés salvar la vida de alguien.

Donar sangre a familiares o conocidos es común; sin embargo, cuando no hay lazos de parentesco o amistad, la situación se torna diferente. Según informes del hospital La Costa, la cantidad de donantes de sangre, en nuestro país, aumentó un 30%, a diferencia de años anteriores, pero aún no es suficiente, pues al menos un individuo necesita una transfusión, diariamente.

Para que una persona pueda ofrendar su sangre, necesariamente debe tener 18 años de edad, presentar su cédula de identidad y estar en buenas condiciones de salud. Asimismo, además de tener 55 kilos, el donante no tuvo que haber bebido alcohol la noche anterior ni fumado dos horas antes; igualmente, una persona con tatuaje o piercing puede donar un año después de haberse realizado estos procedimientos.

PUBLICIDAD

Al donar, no solo ayudás a una persona que verdaderamente necesita, sino que vos también salís beneficiado.El investigador del Centro Estatal de Transfusión Sanguínea de Mérida (México), Franco Nahuat, afirma que al ofrendar tu sangre estás ayudando a rejuvenecer tu organismo y equilibrar los niveles de hierro.

El Centro Nacional de Servicios de Sangre, el Instituto de Previsión Social y el Hospital de Clínicas son algunos de los centros médicos, en el departamento Central, en los cuales podés hacer una donación sanguínea. 10 minutos es el tiempo que los especialistas tardan en extraer tu sangre y, luego, ya te retirás del hospital, pues para el procedimiento no es necesario una internación.

Una vez que donás tu sangre, tenés la posibibilidad de volver a hacerlo tres meses después, si sos hombre, y cuatro meses, si sos mujer. La decisión está en tus manos; no esperes a que un familiar tuyo necesite y ofrecé tu sangre a quien precise de ella.

Animate a ser un héroe sin capa y ayudá a las personas que precisan de glóbulos rojos y plaquetas. Acordate de que, el día de mañana, vos también podés necesitar el líquido vital que circula por las venas. No tengas miedo, remangate por una vida y doná tu sangre.

Por Alejandro Gauna (18 años)

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD