Con perseverancia, un joven cumple sueño de crear obras artesanales

Paciencia y perseverancia constituyen los valores que ayudan a Santiago Jara (28) a tener un negocio propio. Tazas, manijas para cerveza y remeras personalizadas conforman la lista de productos que ofrece “Mbaretewörk", el emprendimiento del joven.

Paciencia y perseverancia constituyen los valores que ayudan a Santiago Jara (28) a tener un negocio propio.
Paciencia y perseverancia constituyen los valores que ayudan a Santiago Jara (28) a tener un negocio propio.ABC Color

“Mbarete se inició con un proyecto mío, cuando compré una máquina para hacer impresiones importada de China. Luego de los trámites y papeleos en la aduana, retiré el aparato y comencé trabajando con carcasas para el celular, ya que unos años atrás los protectores para celulares con diseño eran novedosos", cuenta Santiago Jara.

“No quería hacer tazas o vasos con diseños, pues estos trabajos lo hacían muchos emprendedores y me resultaba común”, menciona el joven. Santiago relata que su emprendimiento rápidamente fue teniendo éxito; no obstante, con el correr de los meses, muchas otras personas comenzaron a vender protectores para celulares, y sus ventas fueron cayendo.

“Llegó un tiempo en el que resultó difícil, ya que muchas personas, como también empresas, comenzaron a vender cases para celulares, y mis ventas dejaron de ser las mismas que al inicio. Por esto, me puse a pensar y me dije que debía cambiar de producto o ya no seguiría con Mbaretewörk”, afirma el emprendedor.

Santiago relata que se vio obligado a trabajar con tazas y vasos. “Comencé elaborando diseños para tazas y también vasos de cerveza o choperas, como se los conoce. Este último producto tuvo gran éxito, pues la gente hacia pedidos dar un regalo a sus padres o seres queridos", dice el joven.

PUBLICIDAD

“Comencé con pequeños pedidos y actualmente trabajo con una empresa que vende frutas cortadas que adquiere 3.000 productos al mes, aproximadamente”. El emprendedor resalta el éxito que tiene su emprendimiento; también, cuenta que no es fácil comenzar de nuevo con un producto, pero que, por suerte, le va bien.

Por otro lado, “el nombre Mbaretewörk simboliza el trabajo duro que tuve que realizar para poder llevar a cabo mi negocio”, dice Jara. El joven cuenta que le gustaría que su empresa siga creciendo y que, en el futuro, sus hijos e incluso nietos puedan decir “quiero trabajar en el negocio de abuelo".

El emprendedor insta a los jóvenes que desean abrir un negocio propio a que se animen y que no tengan miedo. “Si las cosas no te salen a la primera, es importante seguir intentando, ya que esa es la única forma de lograr los objetivos”, dice el emprendedor.

Además, “adquirir conocimientos sobre lo que vas a realizar resulta muy importante. En lugar de perder el tiempo en redes sociales, tutoriales de emprendimientos en YouTube pueden ser muy útiles para las personas que desean un negocio propio", finaliza Jara.

PUBLICIDAD

Por Alejandro Gauna (18 años)

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD