El gran valor del trabajo de los artistas en tiempos de crisis

Entre las líneas de un cuento, las vibraciones de una pieza musical y cautivantes historias de ficción encontramos refugio en momentos críticos. Las obras de los artistas, que no solemos valorar, entretienen con una calmada cultura.

Las obras de los artistas, que no solemos valorar, entretienen con una calmada cultura.
Las obras de los artistas, que no solemos valorar, entretienen con una calmada cultura.ABC Color

En contextos difíciles de sobrellevar, como la pandemia que vivimos actualmente, lo esencial se hace más visible. Por ello, valoramos enormemente pequeñas cosas como el abrazo de un ser querido, la rutina que nos da un propósito diario o los cafés disfrutados con amigos.

Pasamos de vivir jornadas vertiginosas en un mundo bullicioso que no brindaba pausas ni treguas, a tolerar días enteros de completa quietud, con mucho tiempo libre y encerrados en el hogar. Aquellos que acostumbraban tener la mente ocupada por las tareas del trabajo, sin espacio para la reflexión, posiblemente se encuentran con una especie de vacío existencial.

En esta situación adversa, toma especial relevancia el arte y la expresión humana que resiste los contextos más hostiles y tiene la capacidad de brindar frutos, incluso, en tierras infértiles.

El arte sobrevivió siglos enteros, guerras, catástrofes ambientales, lamentables genocidios y caídas de imperios. La necesidad de expresar emociones es tan antigua como la humanidad y esencial como el alimento diario. Constantemente, el trabajo de los artistas es minimizado, puesto que se considera esta labor inherente a la condición humana, como una tarea prescindible. De acuerdo a la percepción de muchas personas, la función del médico, ingeniero o abogado en más valiosa que la tarea del artista, dando valor únicamente a estas profesiones y relegando la expresión humana, cuando en realidad todas estas vocaciones se complementan entre sí.

PUBLICIDAD

Quizá por estos preconceptos varios artistas nacionales sobreviven entre precariedades y sin respaldo de las instituciones. A pesar de su enorme aporte a la riqueza cultural del país, estos defensores de la expresión humana deben realizar su labor a todo pulmón y, muchas veces, ni siquiera reciben el apoyo de la ciudadanía. En estos difíciles momentos de cuarentena la suspensión de conciertos y encuentros culturales afecta a los trabajadores de esta área.

Si bien el personal de blanco, los trabajadores de la industria alimenticia y comunicadores representan un pilar fundamental para sobrellevar esta crisis, también el arte resulta esencial para mantenernos a flote. Así pues, las películas, los libros y las canciones nos sostiene durante este momento difícil, mientras permanecemos encerrados y las preocupaciones por las consecuencias de la pandemia acechan nuestra mente.

Con películas, discos, novelas y conciertos trasmitidos en vivo a través de las redes, así como posteos de fotografías que inmortalizan momentos, artistas nacionales de diversas áreas realizan un aporte significativo que nos brindan un respiro.

Así como el personal de blanco, cantantes, actores, cineastas, escritores y aquellos trabajadores involucrados en la labor creativa también son merecedores de nuestros aplausos. Cuando esta situación adversa pase y nuestras rutinas se reanuden honremos a aquellos artistas que nos brindaron su apoyo, comprando sus obras, asistiendo a conciertos y exigiendo con ellos mayor respaldo por parte de las autoridades.

PUBLICIDAD

Por Agustina Vallena (20 años)

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD