Francesco Totti, “Il Capitano”: un homenaje al fútbol y a la vida

Un futbolista contemporáneo puede ganar un salario colosal si juega en un equipo de élite. Sin embargo, hubo uno que demostró su calidad humana y nunca se dejó deslumbrar por el dinero que le ofrecieron grandes clubes: Francesco Totti, de la Roma.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/AEMFOAVB3ND5NFD5F2X2CODP5M.jpg

El fútbol es un deporte que tiene bastante repercusión a nivel mundial. Algunas actuaciones de futbolistas, dentro y fuera del campo de juego, son dignas de emular, pues estos atletas han demostrado, con hechos peculiares, que sus vidas están llenas de valores y principios que son admirables.

En los últimos días, culminó la mayor etapa de la vida de Francesco Totti, un deportista que maravilló al mundo gracias a su talento con la pelota. Sin embargo, lo más singular y soberbio de este atleta constituye la fidelidad que mantuvo durante 28 años hacia su equipo: la Roma, de Italia.

En el mundo actual, una de las profesiones que más dinero generan es el fútbol. El marketing y otros elementos han hecho de este deporte una actividad bastante lucrativa que puede volver "loco" a cualquier atleta.

PUBLICIDAD

El dinero que circula en esta disciplina deportiva es colosal y eso se evidencia en los salarios exorbitantes de los grandes futbolistas. Pero, el Il Capitano del club de Roma, Franceso Totti, nunca claudicó en su afán de convertirse en leyenda del equipo de sus amores, a pesar de haber tenido miles de propuestas de entidades con mucho más respaldo económico.

Sin dudas, Totti es un deportista excepcional, pues tiene un talento que hizo gozar a muchos, incluso a hinchas de otros equipos. No obstante, Francesco no solo es asombroso por sus actuaciones dentro del campo de juego, sino también por ser una persona con grandes valores, ya que muy pocos son los futbolistas que renunciarían a las oportunidades económicas que tuvo el italiano.

Hoy en día, el fútbol es un espejo para muchos jóvenes. Existen niños que sueñan en convertirse en grandes futbolistas porque se gana una gran cantidad de dinero, pero eso no debería ser toda la ilusión de un verdadero deportista, pues lo mejor sería triunfar en la élite demostrando ser una gran persona y un estupendo atleta. Franceso Il Capitano, ¡ciao!

Por Joaquín Tandé (18 años)

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD