El Armani de la moda blindada

Miguel Caballero es colombiano y hace casi 20 años se dedica exclusivamente a confeccionar impecables trajes y chaquetas de gran calidad pero con una particularidad: todos sus modelos son "a prueba de balas".

Un reciente documental de Discovery channel sobre el Servicio Secreto de los Estados Unidos reveló que durante la ceremonia de asunción al mando el presidente Barack Obama utilizó un traje antibalas diseñado por el colombiano Miguel Caballero.

Este diseñador es reconocido en todo el mundo como "el Armani de la moda blindada" porque creó una fibra híbrida que proporciona resistencia a impactos de bala al punto de que puede ser reutilizada y, además, ofrece protección de bajo perfil al pasar como cualquier prenda de vestir. Sus clientes son desde ciudadanos comunes a millonarios rusos, jeques árabes, mandatarios y celebridades, aunque es política de su empresa no identificar a los clientes en aras de mantener su seguridad. Sin embargo, se sabe que el juez Baltazar Garzón, el príncipe Felipe de España, el rey Abdullah de Jordania, Alvaro Uribe de Colombia, Hugo Chávez y el actor Steven Seagal utilizan sus prendas blindadas desde hace varios años.

Moda a prueba de balas

"Cuando estaba en la Universidad de los Andes, en Bogotá, había una compañera que tenía guardaespaldas. Pero ellos, por incomodidad, cambiaban sus chalecos antibalas por chaquetas de cuero, con todo el riesgo que ello implicaba para sus vidas. Así elaboramos la primera campera de cuero blindada en 1992", dijo Caballero a la prensa mexicana con motivo de su arribo al mercado de aquel país. Ahora en su colección se pueden comprar camperas de gamuza, gabardinas, camisas, trajes, chalecos ejecutivos, playeras, guayaberas, chalecos deportivos, chalecos de fotógrafo, impermeables, vestidos, blusas, pantalones e incluso ropa interior para hombre o mujer, entre otras prendas.

"La violencia e inseguridad han cambiado la vida de la gente. Lo que nosotros damos es un producto que le garantiza la vida, con un peso menor a los 4.5 kilos de los chalecos antibalas fabricados en su mayoría con kevlar que es vulnerable a la humedad, componente que nosotros no utilizamos", expresa Caballero. De hecho, el material que utiliza (un híbrido de nylon y plásticos) es más resistente que el kevlar y mucho más liviano; las prendas se confeccionan de tal forma que no se note el blindaje y protegen las partes más vulnerables del cuerpo. Dependiendo del nivel de protección en el relleno, estas prendas pueden detener desde un ataque directo con navaja, hasta una bala de una Magnum 44, una pistola 9 mm o el disparo de una Uzi o una M5.

El empresario sostiene que los compradores eligen entre los 3 niveles de protección: el más bajo garantiza la cobertura contra disparos de armas cortas y el más alto, de armas automáticas. "Hemos desarrollado nuevas técnicas y ahora el material es ciento por ciento flexible, lavable y con una vida útil de cinco años", asegura. El peso de cada prenda varía según el blindaje, de 1.2 a 3.5 kg.

Cada seis meses, la empresa Miguel Caballero presenta colecciones que se adaptan a las tendencias de la moda y a los cambios que se hacen en los calibres de las armas. "Las municiones cambian cada 5 años a nivel mundial, lo que hace necesario modificar el blindaje en las prendas y chalecos antibalas para evolucionar a la par que las armas", explica. Además, incluyen un sistema patentado de auto-rregulación de temperatura de entre 13 y 17 grados centígrados.

Sus prendas se venden en la casa central, en Bogotá, y también en México y en las exclusivas tiendas Harrods de Londres, en tres líneas. La línea "Clásica" incluye chalecos que emplean funcionarios de las fuerzas armadas de cualquier país, custodios de transportadoras de valores, escoltas y policías. Dentro de esa tendencia "tenemos una línea casual, de estilo deportivo", explicó. La línea "Oro" está dirigida a responsables de seguridad, empresarios y políticos principalmente, tanto hombres como mujeres, y se trata de "prendas de más calidad y en diseños hechos a la medida de cada cliente", destacó. Para Miguel Caballero, el éxito de su empresa es la línea VIP o "Platino" que incluye tapados, trajes, guayaberas y camisas que visten personalidades de la política de países latinoamericanos y europeos. Tiene 92 diferentes diseños para hombre o mujer, para climas fríos o cálidos, en tallas que van desde pequeña hasta extra extra grande, o bien, a medida. Adicional a la colección se encuentran sotanas a prueba de balas para sacerdotes amenazados por la guerrilla o sectas satánicas, y chalecos para perros que son utilizados para encontrar explosivos.

"Yo no me considero un Armani, pero sí el creador de una opción en la moda. Estamos pasando de la televisión en blanco y negro a la de color en materia de ropa para sobrevivir, ¿por qué utilizar un chaleco antibalas cuando hay más opciones de ropa  elaborada a la medida?", destaca Caballero. Los precios de sus prendas son muy variables, pero se pueden conseguir algunos ítems desde 2.000 dólares estadounidenses. Una remera tipo polo con protección antibalas del máximo nivel puede costar unos 10 mil, con la garantía de que si recibe una lluvia de balas salvará su vida, aunque le quedarán un enorme susto y algunos moretones para el recuerdo. 

Por: Valeria Cabrera - vccabrera@abc.com.py

Más info: www.miguelcaballero.com
Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.