Estilos de aprendizaje: las orientaciones de aprendizaje

Una de las preocupaciones de los estudios sobre estilos de aprendizaje es intentar averiguar cómo los estudiantes afrontan la tarea de aprender y de estudiar en las instituciones educativas.

Se parte de la idea de que el alumno está inmerso en un determinado contexto, y es ese contexto, junto con la experiencia y la motivación de los alumnos, lo que hace que estos utilicen unas estrategias u otras, un estilo u otro. Si se observa el modo de actuar de los alumnos cuando abordan distintas actividades que llevan a cabo para estudiar (realizar consultas, redactar trabajos, preparar exámenes, etc.), se detecta cierta consistencia.


A esta consistencia entre unas situaciones y otras se la denomina orientación hacia el estudio. Cada una de estas orientaciones se liga a un estilo de aprendizaje. Así se puede hablar de:
- Estilo profundo: orientación al significado.
- Estilo superficial: orientación a la repetición.
- Estilo estratégico: orientación al rendimiento o al logro.
Se clasifica el enfoque que dan al aprendizaje, y estas varían, según las tareas, el profesor o la asignatura.


1. ESTILO PROFUNDO: Orientación al significado
Los alumnos que emplean este estilo tienen una concepción cualitativa del aprendizaje (en términos de significado personal generado por el alumno). Su intención es comprender los contenidos. Por ello tratan de relacionar las nuevas ideas con el conocimiento anterior, y de buscar la relación del contenido con la experiencia cotidiana. Es, por tanto, una aproximación activa hacia la tarea de aprender. Son estudiantes con una motivación intrínseca. Encuentran el aprendizaje emocionante y satisfactorio. Muestran interés por las asignaturas; aprenden con gran interés y ven el estudio como una forma de desarrollo personal y por ello no les importa dedicar más horas a estudiar. El tipo de aprendizaje que utilizan es, básicamente, un aprendizaje que trata de seleccionar, organizar los contenidos y captar el plan general.


2. ESTILO SUPERFICIAL: Orientación a la reproducción o la repetición
Son alumnos que están extrínsecamente motivados. Su propósito fundamental es evitar el fracaso. Pretenden obtener una calificación suficiente con el mínimo esfuerzo, de forma que cualquier tarea la ven como una demanda impuesta para conseguir su objetivo a largo plazo. Se limitan al temario dado por el profesor. Se aprende con la intención de memorizar la información necesaria para pruebas y exámenes (se memoriza lo que se cree que el profesor exige). La estrategia que los alumnos utilizan es la de concentrarse en lo que consideran esencial; en datos precisos que intentan reproducir con la máxima fidelidad. Esto les lleva a fijarse más en las señales del aprendizaje que en su significado, y apenas establecen relaciones entre los contenidos.

3. ESTILO ESTRATÉGICO: Orientación al rendimiento o al logro
El componente fundamental de esta orientación es: métodos de estudio bien organizados y la motivación de logro. Los alumnos que adoptan esta orientación están motivados por obtener buenas calificaciones, por competir con los demás. Su intención es conseguir el éxito como sea y, para ello, recurren a cualquier tipo de aprendizaje (comprensión o memorización).

Son estudiantes que realizan una planificación cuidadosa, utilizan métodos de estudio sistemáticos y pueden vincularse a un estilo superficial o profundo, dependiendo de la finalidad del estudio.


DIFERENCIA FUNDAMENTAL entre los 3 estilos.
El superficial y el profundo se refieren al tipo de aprendizaje que utilizan los alumnos: aprendizaje por repetición, aprendizaje significativo. Por el contrario, el estilo estratégico describe la forma en que los alumnos organizan el contexto en el que las tareas se llevan a cabo.

Es evidente que el alumno no puede aprender, simultáneamente, de forma memorística y comprensiva. Por eso, se considera que los estilos superficial y profundo se excluyen mutuamente. Por el contrario, el estilo estratégico, al estar relacionado con el contexto, puede ser utilizado con cualquiera de los otros dos:
- Aprender mecánicamente de forma organizada (superficial estratégico).
- Aprender significativamente de forma organizada (profundo estratégico).
Está comprobado que los alumnos que obtienen mejor rendimiento son los alumnos que muestran un estilo estratégico-profundo.
Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.