La narrativa hispanoamericana

La narrativa hispanoamericana refleja las peculiaridades americanas: la naturaleza, el paisaje, el indigenismo, los problemas sociales y políticos. Es la narración de los pueblos de México, Centroamérica, Sudamérica y el Caribe, escrita en lengua española. Estos países hispanoamericanos forman un conjunto narrativo con características y temas similares.

ETAPAS DE LA NARRATIVA HISPANOAMERICANA

1- Etapa colonial : Las obras de esta primera etapa pertenecen tanto a la tradición literaria española como a la de sus colonias americanas. Todavía no había escritores americanos.

Una obra de este periodo es La Araucana (1569-1589), del español Alonso de Ercilla y Zúñiga, una epopeya acerca de la conquista del pueblo araucano de Chile por parte de los españoles.

2- Etapa independentista : Caracterizada por escritos patrióticos. La narrativa estaba censurada por la corona española. En 1816 apareció la primera novela escrita en Latinoamérica, El Periquillo Sarniento , del escritor y periodista mexicano José Joaquín Fernández de Lizardi, obra que narra las aventuras de su protagonista, con fuertes críticas a la sociedad.

En esta etapa, la literatura y la política estuvieron íntimamente relacionadas; los escritores dan claras muestras de su preocupación por destacar los aspectos costumbristas de la realidad, así como de su interés por los problemas de la crítica social y moral.

3- La consolidación : Durante este periodo, el romanticismo dominó el panorama cultural de Latinoamérica durante casi medio siglo a partir de sus inicios en la década de 1830. Argentina entró en contacto con el romanticismo franco-europeo de la mano de Esteban Echeverría y, junto con México, se convirtió en el principal difusor del nuevo movimiento.

LOS GRANDES TEMAS DE LA NARRATIVA HISPANOAMERICANA

La naturaleza : Presentada con proporciones grandiosas y de gran diversidad, inexplorada y cuyas fuerzas telúricas encuadran o condicionan la aventura humana. En las narraciones aparecen la cordillera, la pampa, el altiplano, la selva amazónica. Cuando la atención se concentra en una zona determinada, se habla de regionalismo.

Los problemas políticos : La inestabilidad política de los países, la incesante sucesión de revoluciones y contrarrevoluciones, la dictadura dominante, aparecen en la novela hispanoamericana. Las novelas de la revolución mejicana son un ejemplo. Los de abajo (1928), de Mariano Azuela, testimonia estos problemas políticos. Otras obras representativas de este tema son El águila y la serpiente (1928) y La sombra del caudillo (1929) de Martín Luis Guzmán.

Los problemas sociales : Las obras reflejan las desigualdades de la pirámide social: en su cumbre, la oligarquía aliada a los intereses de las grandes potencias extranjeras que explotan las inmensas riquezas naturales; en la base, las peonadas de las grandes haciendas, los obreros de las omnipotentes compañías bananeras, yerbateras, etc., masas paupérrimas e ignorantes, compuestas por indios y mestizos.

La novela es una protesta ante estas desigualdades. Los títulos denuncian la oprimida condición del indio, dando lugar a una novela indigenista.

TRES TÍTULOS QUE INMORTALIZAN LA NARRATIVA HISPANOAMERICANA

1- Doña Bárbara : Del venezolano Rómulo Gallegos (1884-1969), uno de los grandes maestros de la novela hispanoamericana. Esta novela describe la infructuosa lucha contra las fuerzas de la tiranía en Venezuela. A causa de las críticas contra el dictador Juan Vicente Gómez que la novela contenía, Rómulo tuvo que exiliarse en 1931.

La protagonista que da título al libro es una mujer fuerte, devoradora de hombres, que encierra el símbolo de la barbarie. En torno a ella, el autor traza la dura vida de los venezolanos, en el marco de una naturaleza grandiosa y despiadada.

2- Don Segundo Sombra : Del argentino Ricardo Güiraldes (1886-1927). Esta novela apareció en 1926. Narra la iniciación de un joven bastardo a manos del último gaucho, mezclado con descripciones de la vida campesina, relatos tradicionales y descripciones de la naturaleza.

Critica la aristocracia, los inmigrantes y sus hijos argentinos de primera generación. El éxito de la obra reside en el nacionalismo sutil, que recupera el pasado, por medio de una prosa poética, rica en imágenes y muy novedosa:

“La silueta reducida de mi padrino apareció en la lomada. Pensé que era muy pronto. Sin embargo, era él, lo sentía porque a pesar de la distancia no estaba lejos. Mi vista se ceñía enérgicamente sobre aquel pequeño movimiento en la pampa somnolienta. Ya iba a llegar a lo alto del camino y desaparecer. Se fue reduciendo como si lo cortaran de abajo en repetidos tajos. Sobre el punto negro del chambergo, mis ojos se aferraron con afán de hacer perdurar aquel rasgo”.

3- La vorágine : Escrita por el colombiano José Eustasio Rivera (1888-1928). La novela publicada en 1924 tiene como protagonista a Arturo Cova, quien huye con su amante a Los Llanos y luego a la selva, peripecia que permite la descripción y la crítica de las condiciones de vida de quienes habitan en esos espacios. Denuncia el trato al que se veían sometidos los trabajadores de las caucherías.

ACTIVIDADES

I- Explica la denominación de narrativa hispanoamericana a la narración de los pueblos de México, Centroamérica, Sudamérica y el Caribe.

II- Diferencia las tres etapas de la narrativa hispanoamericana.

III- Cita:

a) Los grandes temas de la narrativa hispanoamericana.

b) Algunos autores hispanoamericanos.

c) Algunas obras hispanoamericanas.

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05