Reuben Fine

Cargando...

Hoy se cumplen 97 años del nacimiento de uno de los ajedrecistas más fuertes de EE. UU. del siglo XX, Reuben Fine (Nueva York, 11 de octubre de 1914 – Nueva York, 26 de marzo de 1993).   

Fue también uno de los maestros más fuertes del mundo desde mediados de los años 30 hasta los 40 del siglo pasado, y un serio aspirante al título mundial.   

Era un hombre con infinidad de inquietudes y una inteligencia fuera de lo común, se retiró cuando estaba en lo más alto de su carrera ajedrecística.   

Sus éxitos más destacados en competencias por equipos son las cinco medallas (cuatro de oro), en las olimpiadas de Folkestone 1933 (medalla de plata individual en el tercer tablero), Varsovia 1935 y Estocolmo 1937 (medalla de oro en el 2º tablero); en las tres ocasiones EE.UU. ocupó el primer puesto.   

Venció en las siete ocasiones en que participó en el Campeonato Abierto de EE.UU. (1932, 1933, 1934, 1935, 1939, 1940 y 1941), no obstante nunca logró el título de campeón de EE.UU., en las cuatro veces que lo jugó.   

En uno de los torneos más fuertes de la historia, AVRO 1938, celebrado en Ámsterdam, empató el primer lugar con Paul Keres.   

A todas luces era un gran candidato para consagrarse como campeón del mundo, también se había doctorado en Psicología al finalizar la II Guerra Mundial, y en vez de luchar por el título en 1948, abandonó su carrera ajedrecística para dedicarse a la Psicología. Siguió jugando torneos oficiales hasta 1951, aunque sin la ambición de antes, y luego jugaba asiduamente partidas rápidas con fuertes maestros, entre ellos un joven Robert Fischer.   

Repasemos su carrera un poco más; muy pronto fue un gran jugador de partidas rápidas, a finales de los años 20 y principios de los 30 sólo Capablanca le ganaba con facilidad, en cambio ya le ganaba a Alekhine.   

Tras volver a ganar en el Campeonato del Marshall Club de 1932, con 18 años, siendo un estudiante brillante, Fine decidió ser ajedrecista profesional por unos años.   

Como había poca literatura ajedrecística buena en inglés, aprendió alemán, para leer las obras de Tarrasch, Nimzovich y Reti, aunque se dedicó más a analizar las partidas, y las obras de Lasker, Capablanca y Alekhine.   

Fine no ganó, pero confirmó que ya estaba al máximo nivel, en Nottingham 1936, donde Fine empató el 3º al 5º puesto con Samuel Reshevsky y Max Euwe, medio punto detrás de José Raúl Capablanca y Mikhail Botvinnik, superando a los ex campeones mundiales Alekhine y Lasker.   

El 1 de setiembre de 1937 Fine se casó por primera vez en Ámsterdam, (Fine tuvo cinco matrimonios), con la periodista de Het Volk, Emma Thea Keesing, de 20 años, descripta como "una mezcla de Shirley Temple y Mae West" en Chess del 14 de setiembre de 1937.   

Fine aprendió a hablar holandés y escribió años después que se hubiera quedado a vivir en Holanda para siempre, "de no ser por la aparición de Hitler".   

En enero de 1938 Fine y su esposa fueron a vivir a Nueva York, a donde llegaron el 7 de febrero y Fine se dedicó a finalizar sus estudios de matemáticas.   

Fine volvió a Europa para jugar uno de los torneos más fuertes de la historia, como ya lo comentamos, el torneo AVRO en Ámsterdam, disputado del 6 al 27 de noviembre de 1938, de donde saldría el desafiante del campeón del mundo, Alexander Alekhine.   

Fine comenzó con una victoria sensacional sobre Botvinnik, y jugó de manera brillante, finalmente Fine empató el primer lugar con Paul Keres, si bien fue este el que obtuvo el derecho a desafiar a Alekhine, por su mejor desempate.   

Fine superó al futuro campeón del mundo Mikhail Botvinnik, al vigente Alekhine, a los ex campeones del mundo Max Euwe y José Raúl Capablanca, y a los aspirantes Samuel Reshevsky y Salo Flohr.   

El estallido de la II Guerra Mundial interrumpió las aspiraciones de  Keres por ser campeón del mundo, y también las de Fine.   

Fue autor de muchos libros de ajedrez, algunos de gran importancia, y escribió aún más libros de Psicología; en 1941, Fine, "alentado por este éxito, (¡y de las editoriales, debo añadir!)", como comentó, escribió una de sus obras más notables, "Basic Chess Endings", y luego escribió muchos libros más.   

Según estimación de Hanon W. Russell, sumando todos sus libros de ajedrez, Fine vendió más de 500.000 copias.   

Durante la guerra Fine trabajó para la Marina de EE.UU, calculando las posibilidades de que los submarinos alemanes subieran a la superficie en lugares precisos, su condición de ajedrecista fue de gran ayuda para esa tarea. Fine también trabajó como traductor.   

Si bien a partir de 1948 Fine siguió vinculado al ajedrez, escribió más libros de ajedrez, jugó todavía algunas partidas serias y muchas rápidas, decididamente Fine se dedicó a la Psicología.   

Sobre esa decisión, Gilbert Cant en un artículo "Por qué juegan. La Psicología del Ajedrez" de Time, el 4 de setiembre de 1972, escribió con ingenio crítico: "Cuando Fine cambió su interés principal del ajedrez al psicoanálisis, el resultado fue una pérdida para el ajedrez, y unas tablas, como mucho, para el psicoanálisis".   

Como sabemos, no había Elo en su época, pero según los cálculos de chessmetrics.com, incluso si, como se escribió, son incompletos, y no registran algunos éxitos de Fine, su fuerza era extraordinaria.   

Fine estuvo entre los "Top-10" desde marzo de 1936 hasta noviembre de 1942, en agosto y setiembre de 1945, y luego, ya casi retirado, desde enero de 1949 hasta diciembre de 1950.   

Fine fue número 1 del mundo desde octubre de 1940 hasta marzo de 1941, estuvo entre los tres primeros desde diciembre de 1938 hasta junio de 1942, y llegó a su Elo máximo, 2762, en julio de 1941.   

En la revista española "Jaque" saldrá una versión más amplia de este artículo dentro de la sección "Retratos Difusos".   

Recordemos una de sus cristalinas victorias, los comentarios entre comillas son suyos.   

Reuben Fine – Herman Steiner   

Gambito de Dama [D29], Congreso Panamericano, Hollywood (7), 04.08.1945   

(Primer Premio de Brillantez)   

1.d4 d5 2.c4 dxc4 3.Cf3 Cf6 4.e3 e6 5.Axc4 c5 6.0–0 a6 7.De2 b5 8.Ab3 Ab7 9.a4 c4? [Las negras no quieren conceder la casilla c4, pero al eliminar la tensión sobre d4, otorgan superioridad central a las blancas. Fine varió con los años el signo que le acompañó, de malo a dudoso. 9...b4 es la jugada más usual.] 10.Ac2 Cc6 11.axb5 axb5 12.Txa8 Dxa8 13.Cc3 Da5 ["Virtualmente forzado." A 13...b4 sigue con fuerza 14.Cb5] 14.e4 ["La posición que tenía en mente. Las negras no se pueden desarrollar normalmente a causa de la amenaza d5."] 14...Cd7 [A 14...b4 seguía también 15.d5 y las negras están peor luego de 15...bxc3 (no 15...Cd8? por 16.Aa4+) 16.dxc6 Axc6 y hay que elegir entre 17.Cd4 y 17.Dxc4.] 15.d5 Cd8   

["Las negras no parecen estar mal, amenazan ...Ae7, ...0–0, ...b4, con igualdad, pues dxe6 en todo momento puede ser respondida con ...Cxe6. No obstante hay una forma de explotar su desarrollo retrasado."] 16.Cd4! b4 17.Ccb5! ["Sacrificando una pieza por un ataque ganador."] 17...e5 [La línea crítica. Con 17...b3 en algunas líneas se evitaba un futuro Te1, seguiría 18.dxe6 fxe6 19.Dh5+! Re7, forzado, por la amenaza Cd6+, 20.Ab1, con un ataque ganador.] 18.Dxc4 exd4 19.Cc7+ Re7 20.e5! Cxe5 21.Te1 f6 22.d6+!! [Más preciso que el orden 22.Txe5+ fxe5, donde 23.d6+ también gana, pero no 23.Ag5+? Rf7 24.d6+ Ad5! y ganan para las negras.) ] 22...Rxd6 [O bien 22...Rd7 23.Af5+] 23.Cb5+ Dxb5 [En "Lessons from my games" de 1958, Fine escribió: "Es una pena que Steiner no permitiera la continuación que era el motivo principal de los sacrificios iniciados en la decimosexta jugada: 23...Re7 24.Txe5+ fxe5 25.Ag5+ Re8 26.Cc7+ Rd7 27.Af5+ Rd6 28.Ce8++." Y obsequió a la posición final con un diagrama.] 24.Dxb5 Rc7 25.Da5+ "Una de mis partidas más satisfactorias."

1–0

PROBLEMA Nº 377
    
Juegan las negras

Solución del problema Nº 376   

Blancas: Rg1, Df3, Td4, Te1, Ad3, Ad2, Cb5, a2, b2, e5, f2, g2, h2 (13)   

Negras: Re8, Db6, Ta8, Th8, Ad7, Af8, Cf5, a7, b7, e6, f7, g6, h6 (13)   

Juegan las blancas   

A la partida cuyo final veremos, Fine la describió como "la mejor partida de mi carrera", tras aclarar que "la opinión sobre la mejor partida propia diferiría entre los maestros. En mi caso yo siempre destaqué la precisión por sobre todo; lo que sucede entonces fluye naturalmente en la posición";  todo ello tras un "ligero error" de Flohr en la apertura, que fue capaz de explotarlo al máximo.   

21.Txd7! ["En este punto es obvio; lo que era más difícil era el juego que condujo hasta aquí."] 21...Rxd7 22.g4 Ch4 [22...Ce7 23.Dxf7 es decisivo. Fine consideró que lo mejor, aunque tampoco satisfactorio, era 22...a6 23.gxf5 axb5 24.fxe6+ fxe6 25.Df7+ Ae7 26.Ab4 (26.Ae3! despejando la columna d con ganancia de tiempo, es aún mejor, indican los módulos actuales, a 26...Dc6 sigue 27.Td1! ganando.) 26...Tae8 27.Axb5+ Dxb5 28.Td1+ Rc8 29.Dxe6+ Rb8 30.Axe7 ganando.] 23.Dxf7+ Ae7 24.Ab4 Tae8 con la amenaza 25...Thf8 25.Axe7 Txe7 26.Df6 ["Ganando una pieza, pero aún hay más para ver."] 26...a6 [¿Qué es lo que hay que ver?] 27.Td1! axb5 28.Ae4+ El descubierto es decisivo. 1–0   

Fine, R - Flohr, S, AVRO Holanda (5), 13.11.1938
Enlance copiado
Content ...
Cargando ...