Guyra tata

Especie número 86 del manuscrito y 177 de los Apuntamientos de Félix de Azara, con las denominaciones de Araguyrá y de Churrinche, respectivamente.

Guyra tata (Pyrocephalus rubinus, juvenil), fotografía gentileza de Oscar Bordon, Naturaleza de Paraguay en fotografía.
Guyra tata (Pyrocephalus rubinus, adulto), fotografía gentileza de Oscar Bordon, Naturaleza de Paraguay en fotografía.

Félix de Azara consignó en el manuscrito que Araguyrá, el nombre que algunos daban en el Paraguay a esta ave, quiere decir “pájaro del día de luz o fuego”, pero que dudaba que le perteneciera:

“porque el mismo nombre me dicen que tiene otro distinto pájaro, aunque semejante el color y magnitud, que tengo en una jaula, y que describiré cuando haya oportunidad [hace referencia a su Araguyrá 2ª especie o Guyra pytã'i (Coryphospingus cucullatus rubescens)]. En mi juicio son porque los pájaros que aquí tengan nombre constante y reconocido para todos, sucede muchas veces que si uno pregunta a muchos el nombre de una ave oye muchos nombres distintos. Esto viene de que nadie cuida de pájaros, ni para comer, ni para criar, ni para jugar”.

En sus Apuntamientos indicó que los guaraníes llaman a esta especie Guirápíta (pájaro rojo), y los españoles de Buenos Aires Churrinche. Bertoni lo catalogó como Guyrá pytá y Churrinche.

Nuestro naturalista mató de un escopetazo al individuo que describió, del cual nada apuntó sobre su hábitat; posteriormente tuvo varios y, en sus Apuntamientos, mencionó que era pájaro:

“escaso en todos estos países, y estacionario”.

Nomenclatura

Sonnini concluyó que el Churrinche de Azara era el Rubin o Gobe-mouche huppé de la rivière des Amazones de Buffon, retratado en la plancha iluminada número 675 (fig. 2) de Martinet con la denominación de Gobe-mouche rouge hupé, al cual Boddaert clasificó en 1783 con la denominación de Muscicapa rubinus (actualmente Pyrocephalus rubinus) en su Table des planches enluminéez d’histoire naturelle de M. D’Aubenton : avec les denominations de M.M. de Buffon, Brisson, Edwards, Linnaeus et Latham, precedé d’une notice des principaux ouvrages zoologiques enluminés (p. 42).

El epíteto que identifica a esta especie corresponde a la palabra latina rubinus/rubí, o de color rojo, en atención al vigoroso rojo de su plumaje.

Costumbres y nido

Sobre las costumbres del Guyra tata comentó Azara:

“nada sé, sino que le vi andar escondiéndose por las ramas de los matorrales, y que me han dicho que vive en jaula, comiendo maíz medio molido”.

En sus Apuntamientos agregó que:

“Va solo, se posa en lugares aparentes, prefiriendo los matorrales a los árboles, y las selvas a los bosques, donde jamás entra. Pilla los insectos volátiles, y los come volviendo al sitio de donde salió; pero también baja al suelo por ellos, sin detenerse sino para levantarlos. Por noviembre compré un nido con tres pollos sin pluma, que me aseguraron haberle encontrado en un espinillo. Se componía de broza, y pocas pajitas suaves por fuera, y de crines de caballo dentro. Intenté criarlos para asegurarme de la especie, pero murieron sin poder digerir la carne cruda. No difieren los sexos, según infiero, de que he tenido y visto muchos idénticos, siempre solos”.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.