De todo un poco

Polémicas, sorpresas, grandes goles y hechos anecdóticos.

De todo un poco, en una fecha que había empezado incidentada e invadida por una gran cantidad de casos de covid-19 que fueron apareciendo hora tras hora antes y durante, lo que originó una reunión de urgencia entre los presidentes.

Libertad, uno de los más afectados por el virus, brindó una gran demostración de poder en el estadio Arsenio Erico, ya que sin varios titulares terminó goleando a un Nacional que parecía presentar una fuerte oposición.

Porque cuando más cerca estaban los Tricolores del empate, los gumarelos, una vez más comandados por Tacuara Cardozo, sentenciaron el juego con clase y treparon a la punta sin compañía alguna.

Con un partido menos, puntaje ideal y una secuencia perfecta para el arranque de Garnero conduciendo a los repolleros, habiendo tenido como rivales a los dos grandes y al equipo de Rodrigo López, que llegaba encendido al choque.

De todo un poco, como se pudo ver en Itauguá, donde Sol de América tuvo su primera gran sonrisa ante un 12 golpeadísimo por el virus.

Con dos grandes destacados, Osvaldito Martínez y su mejor actuación desde el retorno, mientras que los itaugüeños vivieron el increíble retorno al fútbol profesional de Nelson Bernal, con atajada y récord incluidos.

Olimpia tuvo los retornos tan ansiados y Gorosito por fin se convenció que Ojeda debía ser titular para dinamizar el medio. Ahora sí, con los pesos pesados adentro, con chicos como Braian y Sosa aportando una gran sobredosis de frescura, los franjeados tomaron por asalto Dos Bocas y convencieron a todos por primera vez en la temporada.

En Guaraní siguen las quejas sobre la expulsión de Maciel, ya que entre Costas y Acosta siguen apuntando a la tarea arbitral.

El propio DT sentenció que la roja al volante “nos sacó del partido”.

Aunque nobleza obliga, salvo Maná, el resto de los aurinegros no estuvo en la cancha con el nivel de los primeros tres juegos.

Dicen que lo más difícil es que un milagro se repita, pero Guaireña lo hizo posible, en el mismo lugar, ante el mismo equipo y con el mismo marcador.

Como en aquel febrero del año pasado, Cerro Porteño lo ganaba tranquilo y con merecimientos, por más que Guaireña se apoderó de la pelota, no llegó a generar situaciones y la sensación que había era que este Cerro “es un equipo muy diferente a aquel”, como para que se repita la historia.

Pero, en tres minutos, el Ciclón tropezó con la misma piedra.

Ya que Guaireña, con dos buenos cambios propuestos por Troadio Duarte, más la aparición de ese símbolo llamado Lito Duarte, se llevó un punto que vale mucho.

El inesperado y repetido final dejó a los azulgranas cierta preocupación por la solidez perdida, por la intensidad desaparecida para jugar en gran parte de la complementaria.

Y en un eslabón más bajo, una necesaria reflexión por la excesiva dependencia a lo que pueda hacer Aquino, que en la tarde del domingo estuvo sobresaliente como siempre.

De todo un poco, en el momento más difícil del virus, pero con muchos goles, finales de película y tendencias que se van marcando arriba y abajo, en la fecha previa a la disputa del superclásico.

@Fedearias77

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD