La “mitad más uno” del Paraguay está de fiesta

Cerro Porteño, una de las instituciones más grandes del balompié paraguayo, celebra este martes un año más de vida institucional. El “Ciclón” de Barrio Obrero festeja 101 años.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/VJ33GRSH2FHWZKQHEELCKARTUY.jpg

Corrían los primeros años de 1900 cuando a Paraguay llegó un novedoso deporte conocido en aquellos días como el football, de la mano de inmigrantes europeos. La nueva disciplina deportiva comenzó a ganarse rápidamente adeptos, principalmente entre los jóvenes.

Estos nuevos deportistas, la mayoría estudiantes de secundaria, “osaban” interrumpir las horas de la sagrada siesta para practicar el fútbol. Con la intención de dar un espacio en el que los chicos pudieran practicar su nueva pasión comenzaron a surgir los clubes.

En un pequeño baldío ubicado en la zona conocida como Capilla San Juan, un grupo de jóvenes practicaba el fútbol cada vez que podían. Entre ese grupo estaban los hijos de la señora Susana Núñez.

PUBLICIDAD

Ya en 1911, en el seno de grupo había surgido la idea de emular el ejemplo de otros y fundar un club. Pero no fue sino hasta un año después que la idea tomó forma y se concretó.

El 1 de octubre de 1912, en la casa de la familia Núñez, sito en avenida España y Salinares (actual avenida Perú) se realizó la reunión que daría vida al Cerro Porteño Football Club.

Los fundadores del club decidieron dar el nombre de Cerro Porteño al club en homenaje a la batalla librada entre las fuerzas porteñas (de Buenos Aires, Argentina) al mando del general Manuel Belgrano; y el Ejército paraguayo, en las cercanías del entonces conocido como cerro Mbaé y Rombado (a escasos kilómetros de la ciudad de Paraguarí), el 19 de enero de 1811.

Ya desde su nacimiento el club eligió los colores rojo y azul como los de su uniforme.

La propuesta fue presentada por la dueña de casa, quien quería evocar la unidad del pueblo paraguayo utilizando los colores de los dos partidos políticos tradicionales.

Rápidamente el azulgrana se ganaría un lugar en la elite del fútbol paraguayo. En 1913, la Liga Paraguaya, formada por cuatro clubes, decidió abrir lugar para un equipo más, por ese motivo se jugó un torneo clasificatorio con la participación de 10 de Agosto de San Lorenzo, Porvenir de Ypacaraí, Ríver Plate de Asunción y Cerro Porteño.

Cerro ganó el minicampeonato, al superar a Ríver, 1-0 y en la final al 10 de Agosto también por 1-0.

El Ciclón tuvo un debut soñado en la Primera División pues venció 5-0 a Nacional en su estreno. En el primer clásico ante Olimpia consiguió el triunfo por 3-1 y en la revancha también venció por w.o. En su primera participación de un torneo oficial lo conquistó.

De aquél en el día en el que el sueño de un grupo de jóvenes tomara forma han pasado ya 101 años y ese club que nació de su inspiración es uno de los más grandes del balompié paraguayo.

El Azulgrana lleva ya ganados 29 títulos nacionales, además de innumerables conquistas en tantos torneos amistosos. Ahora lidera la tabla de posiciones del Torneo Clausura, el que podría ser su título número 30 aunque todavía queda camino por recorrer y esa ya será otra historia.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD