“Si no era árbitra, sería escritora”

Carmen Gómez contó detalles de su vida en el arbitraje, y reveló que no tiene otra profesión porque les dio prioridad a sus sueños. “Sé que el hombre es la imagen siempre, pero yo como mujer puedo ordenar, dirigir y enseñar”, añadió. Miralo.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/N5DTB6EADVACRB3SAFCYBODSJA.jpg

Carmen Gómez fue una de las dos mujeres que hicieron historia en el arbitraje nacional. En 2019, la jueza, en compañía de Zulma Quiñónez (de insignia FIFA), debutaron y formaron parte de la terna en varios partidos de la máxima categoría del fútbol paraguayo. “Estoy en el arbitraje desde los 16 años. No tengo una profesión aparte del arbitraje, porque preferí darle prioridad a lo que es mi sueño. Desde que tengo uso de razón, me gusta el deporte”, contó la árbitra a APF TV.

Gómez, quien fue designada por primera vez para el choque entre Deportivo Capiatá y Sportivo Luqueño, reveló detalles de cómo se inició su gusto por el arbitraje. “Crecí en una hogar para niños donde me relacionaba más con los varones que las nenas. Me gustaba jugar al fútbol, y en ese momento ya nacía el tema de quién va a controlar. Yo decía presente, acá estoy”, manifestó.

“En el noveno grado, mi profesor me dijo: 'Carmen, yo te veo como árbitra; te veo dirigiendo. Tenes carácter, capacidad y tenés valor de pararte delante de un grupo y dirigir sin problema. Tenes actitud y personalidad. Tenés que estar en el arbitraje; el arbitraje necesita de vos'”, continuó la árbitra, quien antes de estrenar en Primera fue asistente en partidos de la Primera B, Primera C y la Copa Paraguay (juego por tercer puesto). Además, participó en la final de la Copa Libertadores Femenina en 2018.

 “Pisar una cancha es cumplir muchas metas, muchos sueños. Es olvidar todo lo que venía atravesando para poder llegar a ese partido, a esa cancha y a ese momento para hacer cumplir las reglas para demostrarles a ellos que sos capaz, que una mujer es capaz de dirigir un partido, que no es ni más ni menos y que tengo todo lo que ellos tienen, en versión femenina”, puntualizó Carmen con respecto a los colegas varones.

PUBLICIDAD

Gómez contó que tenía varios sueños, pero vio en el arbitraje la posibilidad de alcanzar todas la metas de alguna manera. Además, reveló qué hubiera sido si no elegía la carrera de referee. “El arbitraje en sí hizo todo lo que quise llegar a hacer anteriormente. Quise irme a la Academia militar, a la Policía. Quise estar en la Marina, ser azafata, recorrer el mundo. En el arbitraje recorrí bastante el país. Si no fuera arbitro, sería escritora”, señaló.

Entre lágrimas, Carmen Gómez dejó en claro que como mujer también puede cumplir con el rol del hombre en la conducción arbitral. “Siento que tengo mucho por contar, siento que tengo mucho que mostrar. Yo sé que el hombre es la imagen siempre. Es el capitán, es el que manda, que da orden. Pero yo, como mujer, puedo ordenar, puedo mandar y enseñar. Yo te puedo decir 'sí podés y no podés hacer'. Tengo todas las condiciones y cualidades que el hombre puede tener”, culminó la jueza al canal oficial de la Asociación Paraguaya de Fútbol.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD